Libertad de expresión unidireccional en la UAB

La Universidad Autónoma de Barcelona no ha emitido ningún comunicado referente a los intentos de agresión del pasado martes 8 a los jóvenes de Sociedad Civil Catalana.

Libertad de expresión unidireccional en la UAB
Pintada 'Fuera SCC de la UAB'. | Foto:e-noticies

Origen de Sociedad Civil Catalana en la UAB

El origen de la plataforma unionista como ha informado Laura Casado, coordinadora de jóvenes de SCC en la UAB, a Vavel surge en el año 2016.  Comenta que el movimiento surge con la intención de ser un colectivo más y explicar a la comunidad universitaria que el proyecto nacionalista no es la mejor vía para Cataluña, sino que debemos defender la unión. Añade además que, “no ha sido posible explicar el proyecto ya que desde la primera carpa que pusimos hubo hurto de banderas e intimidaciones”. Nosotros lo que queremos es defender la libertad de expresión y la convivencia en la universidad, pero es un camino difícil, concluye.

Agresión del pasado martes 8 de mayo

Bajo el lema “Me gusta cuando somos, cuando respetamos. Así. En la diversidad” los jóvenes de SCC instalaron una carpa en el campus universitario de la UAB para así promocionar un acto de la entidad.
Bastó sólo una hora. Una hora para que un grupo de encapuchados, con palos, y recordando a la ‘kale borroka’, intentasen agredir a los jóvenes de Sociedad Civil Catalana.
Los cuerpos de seguridad de la propia universidad fueron también agredidos con empujones e insultos mientras trataban de evitar que se cruzase el cordón de seguridad.

Laura Casado, manifiesta que “no tienen un comunicado claro en contra de las imágenes referentes a las agresiones de los encapuchados”. Añade además, que “el equipo de gobierno de la Universidad no ha condenado los hechos y no han apostado por la convivencia y la pluralidad de un campus que es de excelencia internacional”. 
Por su parte, Josep Lago, coordinador de jóvenes de SCC, afirma que “la UAB parece la sede de la CUP y el Rectorado parece la Generalitat de Cataluña. Tenemos un rectorado que se posiciona a favor de las tesis nacionalistas y tenemos una Universidad controlada por violentos y monopolizada por fánaticos que vulneran la libertad de expresión”.

Exclusión de SCC del campus universitario

El conflicto judicial se originó el pasado 15 de marzo cuando los miembros de SCC-UAB presentaron un recurso contra la UAB por vulneración de derechos fundamentales, al negarles la universidad su inscripción en los colectivos del Campus. El pasado octubre, la agrupación solicitó su inclusión en el directorio de colectivos de la universidad y Margarita Arboix, rectora de la UAB, denegó su inclusión el 1 de marzo porque consideraba que la presencia de SCC en la UAB perjudicaba la imagen de la universidad.

El documento en el que se exponen las razones de la exclusión de SCC en la Universidad, al que ha tenido acceso Vavel, aduce textualmente cuatro motivos: “no disponéis de programación que garantice la activdad durante todo el curso académico, os mostráis en desacuerdo con el marco de actuación de los colectivos inscritos en actividades dirigidas a los estudiantes del campus, expresáis claramente que creéis prescindible seguir las recomendaciones técnicas en el desarrollo de actividades y desestimáis la propuesta de rectificación de afirmaciones realizadas en los perfiles públicos de la entidad hacia la institución”. Además, tildan al colectivo de SCC de haber dañado la imagen pública de la institución.

Los jóvenes de SCC alegan que todo lo descrito es falso. Consideran que "se trata de una clara discriminación ideológica y de restricción del derecho fundamental a la libertad de expresión, el derecho de asociación y el derecho a la educación". Tenemos que soportar agresiones, insultos, pegatinas y pintadas initimidatorias que plasman 'FCK SCC' y 'SCC fuera de la UAB', afirma uno de ellos. 

Respuesta de fiscalía

La ficalía acusa a la UAB de vulneración de "derechos fundamentales a la igualdad ante la ley y a no sufrir discriminación, a la libertad de expreión y el derecho de asociación". En su escrito insiste que "se los sanciona por su posición pública sobre determinados asuntos de actividad política". La fiscalía da la razón a Sociedad Civil Catalana y considera que "los independentistas están dispuestos a adueñarse del campus y campan as sus anchas por él". Culpa además a los responsables de la UAB que no han condenado tales hostilidades, ni siquiera las agresiones sufridas por los integrantes de Jóvenes SCC-UAB.  

Lo sucedido no es un hecho aislado, sino otra brecha social que se suma al interminable ‘procés’. ¿Hasta dónde llega la impunidad de los radicales? ¿Por qué se politizan instituciones públicas?