Fillon, candidato de Les Republicains en 2017

El ex-primer ministro se impuso con holgura a Alain Juppé en la segunda vuelta de las primarias del centro y la derecha. En la primavera del año próximo se jugará ser el nuevo inquilino del Elíseo.

Fillon, candidato de Les Republicains en 2017
Fillon vota en el día de ayer. Foto de zimbio.com/AFP

La derecha francesa ya tiene su hombre. Después de dos fines de semana consecutivos de elecciones, François Fillon se ha aupado como el líder de su partido, Les Republicains, de cara a las elecciones presidenciales de abril y mayo de 2017. Y lo ha hecho tras vencer a su rival, el favorito hasta la celebración de la primera vuelta la semana pasada, Alain Juppé. El alcalde de Burdeos no podrá ser el nuevo Presidente de Francia tras haber sido vapuleado por Fillon. 

La nueva fórmula: un éxito

Si alguien tenía dudas de que el sistema de primarias abiertas funcionaría, estas han quedado disipadas. Era la primera vez que la derecha utilizaba esta fórmula, ya empleada por izquierda hace cinco años, con menos éxito (2,8 millones de votantes). Cualquier persona que formase parte del electorado podía votar. La respuesta fue masiva. Unos 4,3 millones de franceses depositaron su voto ayer. Y lo hicieron para dar su confianza a Fillon. Dos tercios de los participantes lo apoyaron eligiendo su papeleta, el doble que a Juppé.

De hecho, el dominio del ex-primer ministro de Sarkozy quedó patente en prácticamente la totalidad del país. Juppé solo venció en dos departamentos en la Francia metropolitana. En uno lo hizo por la mínima y en el otro, Gironda, lugar donde se encuentra Burdeos, jugaba en casa. También venció en algunos territorios de ultramar, aunque ni siquiera ahí pudo doblegar a Fillon.

Un candidato muy conservador

Frente a un Juppé más centrista, Fillon ha dispuesto un plan electoral más radical y tradicionalista. A sus 62 años, Fillon siempre ha hecho gala de sus creencias religiosas. No obstante, afirma que sabe separar vida política y religiosa. En cualquier caso, sus valores están presentes en algunas de sus propuestas. Por ejemplo, pretende recortar la capacidad de adopción de las parejas homosexuales y afirma que el aborto no es un "derecho fundamental" pese a que aparece reconocido como tal en la legislación.

En cuanto a lo económico, promueve propuestas liberales. Su rival, Juppé, llevaba en ese sentido un programa parecido. Por último, en política exterior, Fillon no es un europeísta acérrimo. Aunque no tiene propuestas radicales como la salida del país de la Unión Europea, sí está convencido de que esta debe perder parte de las competencias que tiene hoy en día.

La próxima primavera se verá si Fillon finalmente ocupa el Palacio del Elíseo. Parte como el principal favorito para enfrentarse a Le Pen en la segunda vuelta de las Presidenciales. No obstante, su ideología abre un poco las posibilidades de la izquierda, que tratará de captar el voto de centro discordante con las ideas de Fillon.