Aire fresco en la última ventana de noviembre

El rugby internacional se viste de gala un nuevo fin de semana de noviembre, con numerosos e interesantes test matches en los que habrá mucho en juego. Las selecciones nacionales cierran un mes vital en su preparación para los grandes torneos.

Aire fresco en la última ventana de noviembre
Francia y Australia en su duelo de noviembre 2016. Foto: zimbio

No hay mejor mes para un aficionado al rugby. El frío y la lluvia otoñal invitan al recogimiento y al disfrute de un deporte en el que la nobleza y el honor son elementos clave. En ninguna otra disciplina unos amistosos son tan importantes como en el rugby, siendo el momento para medir fuerzas entre las mejores selecciones y ascender puestos en el ránking internacional.

Todos los partidos se disputan el sábado 26 de noviembre

No son meros partidos de preparación, sino platos fuertes por sí mismos. El mes acabará con un sábado de lujo en el que se podrá disfrutar de algunos partidos realmente interesantes para todo aficionado al oval.

Italia vs Tonga (15:00)

La selección transalpina llega tras lograr uno de los triunfos más importantes de su historia. Se impuso a Sudáfrica en un encuentro memorable, y ahora recibe a una Tonga que llega con confianza tras ganar sus partidos ante España y Estados Unidos. Choque de selecciones que forman parte de una segunda línea realmente peligrosa del rugby internacional, y capaz de dar sorpresas a los mejores cuando están inspirados.

Escocia vs Georgia (15:30)

El XV del Cardo se encuentra en un gran momento de forma y llega con energías renovadas tras ganar en el último minuto a Argentina, con un tiro a palos de un inspirado Laidlaw. Escocia se encuentra en franco crecimiento y ya dio muy buena imagen en el Mundial. Allí fue eliminado de manera injusta por Australia, al igual que ocurrió hace apenas dos fines de semana. Un triunfo ante una Georgia que quiere seguir creciendo y postulándose como un séptimo inquilino en el VI Naciones, podría ser la confirmación de una tendencia muy positiva.

Escocia celebra el triunfo ante Argentina. Foto: zimbio
Escocia celebra el triunfo ante Argentina. Foto: zimbio

Inglaterra vs Argentina (15:30)

Choque de titanes entre dos países en eterna discusión. El deporte supone el escaparte de una rivalidad geopolítica que trasciende a todas las instancias sociales. Imperialistas frente a una nación orgullosa como la que más, y que tienen en el rugby un pilar fundamental de su esencia nacional. Los ingleses llegan con muy buenas sensaciones tras ganar contundentemente a Fiji y Sudáfrica. Por su parte, Argentina quiere redimirse de su derrota sobre la bocina ante Escocia y Gales.

Gales vs Sudáfrica (18:30)

Duelo de necesidades entre dos selecciones heridas en horas bajas. Sudáfrica llegará con el orgullo herido tras acusar una de las derrotas más inesperadas y dolorosas de los últimos años, cayendo ante Italia. Por su parte, Gales se libró en el último momento de empatar ante la floreciente Japón. Los springbox también cayeron frente a Inglaterra por lo que buscarán una victoria que maquille su decepcionante paso por Europa.

Sudáfrica en su partido contra Italia. Foto: zimbio
Sudáfrica en su partido contra Italia. Foto: zimbio

Irlanda vs Australia (18:30)

Los del hemisferio sur están escondiendo sus defectos tras una cortina de humo construida a base de victorias. Los australianos están jugando un rugby realmente primitivo y falto de ideas, y solo el gen competitivo que atesoran les ha permitido salir indemnes de sus duelos ante Francia, Escocia y Gales. En cuanto a Irlanda, su histórico triunfo en Chicago contra Nueva Zelanda que cortó la racha de 18 victorias consecutivas de los all blacks, parece haber dado confianza a un equipo que apabulló a Canadá y que no dio mala imagen frente a los neozelandeses en su segundo duelo entre sí este mes.

Francia vs Nueva Zelanda (21:00)

Mal sabor de boca con el que se despidieron los franceses de su público en el duelo que perdieron ante Australia. La buena imagen del XV del Gallo quedó en agua de borrajas ante su incapacidad para tomar más ventaja en una primera parte muy mala de los aussies, y la falta de chispa en la segunda mitad del partido.

Nueva Zelanda y Francia en Copa del Mundo de Rugby 2015. Foto: zimbio
Nueva Zelanda y Francia en Copa del Mundo de Rugby 2015. Foto: zimbio

Un triunfo frente a Nueva Zelanda en un Stade de France que estará abarrotado, sería el mejor aval posible para una generación que está mejorando mucho en poco tiempo y promete momentos de gloria a Francia. Por su parte, los all blacks quieren recuperar su mejor nivel y comenzar otra racha triunfal. Italia e Irlanda fueron sus dos últimas víctimas, e irse de Europa derrotando a Francia sería un golpe de efecto para los maoríes.