Los Pumas se topan con una rosa con espinas

La selección inglesa derrotó con contundencia a Argentina en un apasionante partido disputado en Twickenham en el que Owen Farrell volvió a ser el líder del equipo británico. Argentina se despide del año con una gira europea poco prolífica, tras sus derrotas ante Gales, Escocia e Inglaterra.

Los Pumas se topan con una rosa con espinas
Inglaterra y Argentina en su encuentro amistoso en noviembre. Foto: reuters
Inglaterra
27 14
Argentina

Hay cosas que no se olvidan en la vida, y menos en dos países tan orgullosos como Inglaterra y Argentina. Las islas Maldivas tienen la culpa de que la relación entre dos naciones cambiara allá en la década de los 80, y en cada evento deportivo en el que miden fuerza, salen a relucir el carácter y arrojo de ambos. Por fortuna, el respeto y la diplomacia hacen que su rivalidad se reduzca a un terreno de juego y un balón, y cuando éste es oval, el espectáculo está asegurado.

Argentina termina su año e Inglaterra jugará contra Australia la próxima semana

La catedral del rugby acogió el último partido del año para los argentinas, mientras que Inglaterra aún tiene que asumir un último compromiso contra Australia. La victoria era ineludible para el XV de la Rosa, recuperado plenamente de la debacle del mundial y liderado por un Owen Farrell que parece asumir ya con entereza su papel de estrella mundial y líder espiritual de este equipo.

Farrell eligió cómo y cuándo se jugaba

No solo patea, no solo pasa el balón con precisión, sino que además tiene la capacidad de involucrar a todos sus compañeros en la causa y ponerse el mono de trabajo. El batacazo mundialista que sacó las vergüenzas del heredero natural de Wilkinson, parece haber hecho madurar a un Farrell inconmensurable en los últimos tiempos.

Conectó tres tiros a palos en los primeros 23 minutos, aprovechando la fortaleza de la delantera inglesa y el cierto desorden de unos argentinos aún tocados moralmente tras su dramática derrota ante Escocia. Matías Orlando abría aún más el marcador en favor de los ingleses,  y un ensayo por abrasión de Isa maquilló el marcador al final del primer tiempo.

Aprovechó Argentina la tendencia positiva de final de la primera parte, y Cordero hizo otro ensayo en el tramo inicial de la segunda. Cuando más apretado estaba el marcador y se atisbaba la posibilidad de una remontada de los sudamericanos, Inglaterra aguantó el tipo y se guardó fuerzas en la reserva. Eso es lo que hizo que volviera a tomar iniciativa a partir del minuto 60 y Farrell con dos golpes de castigo y May con un ensayo, pusieron el broche de oro a la victoria inglesa.