Irlanda aguanta el empuje australiano

El XV del Trébol logró un triunfo muy meritorio frente a los wallabies, tras cuajar una excelsa primera parte y sufrir mucho en el tramo final del partido. Irlanda cierra un gran mes en el que ha logrado ganar a Nueva Zelanda, así como a Canadá.

Irlanda aguanta el empuje australiano
Irlanda y Australia en su enfrentamiento en noviembre 2016. Foto: zimbio
Irlanda
27 24
Australia

Choque de trenes en Dublín, en el que cada uno sigue direcciones opuestas. Irlanda crece en su juego y carácter ganador, recuperado de la plaga de lesiones que lastró su rendimiento en la Copa del Mundo 2015 y el VI Naciones 2016, mientras que Australia se puede ir con la cabeza alta de su gira europea pero más por su poder competitivo que por su capacidad de juego.

Australia jugará contra Inglaterra la próxima semana

Y es que los del hemisferio sur están haciendo gala de un rugby realmente precario, con un juego de manos poco preciso y acogiéndose a la potencia de su delantera y el aura ganadora que poseen. Les valió para derrotar a Escocia y Francia, pero no han podido hacerlo ante una Irlanda que supo sufrir lo indecible, llevada en volandas por su público.

Irlanda fue de más a menos

Henderson y Ringrose ensayaron para Irlanda en el primer tiempo

Inicio meteórico el de los europeos, con un juego vibrante, preciso y potente. Rugby en estado puro el que se vio en un Aviva Stadium emocionado ante el carácter y juego de sus compatriotas. Australia se desangraba por todos los flancos y evitó la debacle al descanso con un ensayo de Haylett-Petty en el último minuto de la primera parte, que puso el 17-7 en el marcador.

Todo cambió en la segunda parte, en la que Kuridrani, mejor jugador australiano en toda la gira europea, volvió a vestirse de héroe y lideró un ataque mucho más fluido de los wallabies. Naivalu y Foley respondieron también, mientras que Irlanda estaba falta de chispa.

El ensayo logrado por Earls cuando más apretaban los australianos, devolvió a Irlanda la ventaja en el marcador, y tuvieron el carácter y el aplomo para aguantar las embestidos de los australianos en los últimos minutos del encuentro.