Las personas sordas no son sordomudas

Con mucha probabilidad seguro que usted ha vivido la situación de ver una persona sorda utilizar la lengua de signos para comunicarse con más gente y te has referido a el/la como persona “sordomuda”.

Las personas sordas no son sordomudas
Niñas sordas que no sordomudas   Fuente: www.bebesmundo.es

Las personas sordas son las que tienen una discapacidad acústica que le impide recibir sonidos del exterior mientras que las personas sordomudas además no pueden articular el habla. Por lo tanto, en la situación citada les estábamos asignando una discapacidad a las personas sordas que no tienen ya que tienen la habilidad de poder hablar aunque ellos puede que la utilicen menos al no darle significado.

Ha habido siempre mucha polémica ya que a los sordos les molesta que se le atribuya una discapacidad más de la que tienen, es, por así decirlo, como si a nosotros nos llamaran ciegos cuando no lo estamos y por consiguiente llegan a molestar estas referencias hacia las personas sordas. Se ha llegado desde varias ciudades de España a pedir intérpretes en lengua de signos para las diferentes asociaciones de sordos para que así entre personas sordas y oyentes puedan concienciar a otras tantas que no tenían claro este concepto.

La integración de las personas sordas

 Ser una persona sorda no es algo para encerrarse en una habitación y no salir de ahí nunca, muchas personas con esta discapacidad son un claro ejemplo de que se puede salir adelante y llevar una vida casi con total normalidad, solo hay que asumirla y encararla.

Algo que suele chocar es que son ellos/as los primeros que intentan concienciar a los oyentes de que ser sordo no es una incapacidad para realizar cualquier tarea sino una discapacidad que puede ser perfectamente sustituida con la utilización o mejoría de otra habilidad. 

Algunos personajes sordos ilustres ejemplos de integración podrían ser Marlee Beth Matlin (Ganadora de un Globo de Oro a la mejor actriz dramática), Jaime de Borbón (hijo de Alfonso XIII durante su reinado en España y por tanto príncipe de éste) o a modo de ejemplo, fuera de nuestro país hubo un fantástico científico escocés, patentó el teléfono, Alexander Graham Bell en efecto era hijo de una persona sorda e inventó un sistema de comunicación. De que las personas sordas se animen a participar en el mundo se ocupan las diferentes asociaciones de sordos de todos los puntos del país y en su mayor parte es gracias a éstas que cada vez se están concienciando las demás personas más y más.

Ejemplos de asociaciones podrían ser www.aprosoja.com (Asociación de personas sordas de Jaén) o www.asormadrid.org (Asociación de sordos de Madrid). Estas son famosas por sus festivales de la canción en lengua de signos o por ser una de las pioneras formándose en el año 1906.