Pitos y reproches en la manifestación antiterrorista

Medio millón de personas acudieron el pasado sábado 26 de agosto a la manifestación contra el terrorismo, celebrada en Barcelona, para homenajear a las víctimas del atentado ocurrido nueve días antes en Las Ramblas y para pedir paz, amor y solidaridad. Por otro lado, un colectivo minoritario catalán quiso reprochar algo más que el resto de manifestantes.

Pitos y reproches en la manifestación antiterrorista
Lema principal de la manifestación antiterrorista | Foto : La Vanguardia

La marcha estuvo encabezada por los héroes, como personal sanitario, cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, taxistas, comerciantes y demás, que cobijaron a todas las personas que ese día lo necesitaron. Junto a estos, pudimos ver al rey de España, Felipe VI, quien acudía por primera vez como rey a un evento de este tipo, ya que se no se le ha vuelto a ver en una manifestación desde la del 11M, en la que aún seguía siendo príncipe. Estuvieron acompañándole el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy; el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, entre muchos otros como los líderes del resto de partidos políticos.

Colectivo independentista en la manifestación | Foto: La Vanguardia
Colectivo independentista en la manifestación | Foto: La Vanguardia

Los elementos principales fueron las rosas rojas, amarillas y blancas y el lema principal de la marcha: "No tinc por" (No tengo miedo).  Además de estos símbolos comunes, se diferenciaba de entre la multitud un grupo vestido con camisetas azules, cuyas pancartas reprochaban al Rey y al Gobierno español la venta de armamento a Oriente Medio. En ellas se podían encontrar mensajes como: “Felipe, quien quiere la paz no trafica con armas”. Estos fueron los mismos que protagonizaron algunos momentos tensos de la manifestación debido a los pitidos y gritos que dirigían hacia el monarca y el presidente.​

​En estos tiempos tan caldeados en los que se encuentra últimamente Cataluña, podría ser predecible que algo así podía ocurrir. Mucha gente se pregunta si realmente estos pitidos, banderas esteladas y reproches eran necesarios en un día tan señalado, sin embargo, también son muchos los que consideran que no les faltaba razón en nada de lo que reivindicaban. El gran debate que se ha generado entre la población es la conversión de un acto que simbolizaba la unión de todos los ciudadanos en contra del terrorismo, en un enfrentamiento de ideas políticas. Del mismo modo, algunos manifestantes que pertenecían a este grupo han explicado que ellos apoyaban, como los demás, a las víctimas y familiares de los atentados, pero que se querían diferenciar de la masa porque no compartían la hipocresía del Gobierno español.

Mujeres musulmanas en contra de la islamofobia | Foto: La Vanguardia
Mujeres musulmanas en contra de la islamofobia | Foto: La Vanguardia

Una vez más, se ha hecho evidente que la pluralidad de pensamiento y libertad de expresión está presente en el país, por ello muchos musulmanes acudieron también a esta convocatoria y expresaron:  “Hemos venido a reivindicar que lo que han hecho los otros no lo tenemos que pagar los demás”, acompañado de pancartas contra la islamofobia.

Además de toda la variedad de mensajes que se pudieron encontrar en este acto, hay que destacar la cita más repetida por excelencia: “No hay que tener miedo, no van a poder con nosotros”​, ya que al fin y al cabo es el fin principal por el que cientos de miles ciudadanos se reunieron en esta marcha que recorrió el Paseig de Grácia ​y que finalizó en la abarrotada Plaça de Catalunya.

Sociedad