Descalabro de Wozniacki
Caroline Wozniacki en Abierto de Australia 2016. Foto: australianopen.com

La maldición continúa. Caroline Wozniacki se ve amenazada por un calificativo que puede perseguirla durante toda su carrera deportiva: la peor número uno de la historia. Y es que la danesa, que llegó a liderar el ránking WTA, aún no cuenta con ningún título de Grand Slam en su palmarés, y la posibilidad de obtenerla está cada vez más lejos.

Wozniacki no sale del pozo

El Abierto de Australia no es su torneo fetiche, ni mucho menos. Las semifinales alcanzadas 2011 constituyen su mejor resultado en Melbourne, pero en los últimos años no logra rendir al nivel exigible para una jugadora de su nivel. Si en 2015 cayó en segunda ronda, en esta ocasión no ha logrado ganar ni un solo partido.

La joven Yulia Putintseva se ha erigido en su bestia negra. 20 años y 76 en el ránking WTA, la kazaja olió la sangre al ver a su rival realmente nerviosa, y jugó sin ningún tipo de presión. Mucho más después del primer set, en el que Wozniacki no dio muestras del hundimiento que experimentaría posteriormente. Con un resultado de 1-6, la danesa tomó una ventaja que a la postre se mostró irreal.

Y es que la de Odense fue una sombra de sí misma en el segundo y tercer set. Se relajó profundamente después de la primera manga, y no pudo aprovechar las muchas opciones de break de las que dispuso. Tras dos roturas por parte de cada una, la segunda manga se fue al tiebreak, y fue allí donde los nervios atenazaron a la danesa y la ambición de la joven kazaja decantaron la balanza para ésta última.

El tercer y definitivo parcial fue un intercambio de errores por parte de ambas; miedo a perder de la danesa y miedo a ganar de la kazaja. Se dio lugar a un espectáculo prolífico en emoción pero carente de calidad, del que salió victoriosa la que tenía más que ganar y menos que perder. Putintseva se impuso por 6-4 y dio la campanada del día.

Bouchard y Bencic siguen ilusionando

Las dos jóvenes y bellas jugadoras lograron sendas victorias ante Krunic y Riske, respectivamente. No eran encuentros nada sencillos para ninguna de ambas, y más teniendo en cuenta el cansancio que podían arrastrar de la última e intensa semana de competición. Tan talentosas como mediáticas, la canadiense y la suiza ilusionan notablemente al público y eso se dejó ver en la grada.

Bouchard logró la victoria por 6-3 6-4 ante una Krunic muy combativa. La canadiense tendrá que verse las caras con Radwanska en segunda ronda, en lo que puede suponer el partido que la devuelva a la élite.

Por su parte, Bencic hizo lo propio con Alison Riske, por 6-4 6-3. Partido muy intenso por parte de ambas jugadoras jóvenes, que acabó decantándose del lado de la helvética. Bencic espera a Watson o Babos en la siguiente ronda.

VAVEL Logo