Victorias con sufrimiento de los aspirantes a dar sorpresas
Grigor Dimitrov en Abierto de Australia 2016. Foto: australianopen.com

Dan espectáculo, gustan al público y meten miedo a los grandes favoritos. Estas características las reúnen cuatro jugadores que aspiran a ir calentando motores hasta que llegue ese partido que puede marcar su éxito en el torneo, ese partido en que se enfrenten a uno de los mejores. Tienen tenis para hacer grandes cosas aunque les falta algo de consistencia. En su camino hacia ese punto de inflexión, han tenido que superar un primer escollo no exento de dificultad.

Goffin puede con el polémico Stakhovsky

Tuvo que remar contracorriente el belga. Aún con el sabor agridulce que le dejó 2015 tras perder la final de Copa Davis en su propia casa, Goffin vio cómo el veterano ucraniano estaba excelso al servicio, y se aprovechaba de una cierta displicencia por su parte.

Tras perder la primera manga, el belga se puso el mono de trabajo y dio la vuelta al marcador. Tuvo que trabajar mucho para ello, pero logró imponerse finalmente por 3-6 6-3 6-4 6-4. Su siguiente rival será Damir Dhumzur, contra el que no debería tener mayores problemas para vencer. 

Simon y Cilic se reponen de un tiebreak perdido

Tanto el galo como el croata vieron cómo la primera manga de sus respectivos encuentros, se les escapaba en la muerte súbita tras haber tenido que remar durante casi una hora de máximo esfuerzo. Les salieron respondones tanto Pospisil como Debakker, pero cuando se vieron por encima en el marcador, fueron diluyéndose cual azucarillo en café y dejando que la lógica se impusiera.

Esa lógica fue impulsada por el buen hacer de estos dos jugadores llamados a erigirse en alternativas al poder establecido. Simon se acabó imponiendo por 6-7 (4) 6-3 6-2 6-4 y tendrá como rival en la siguiente ronda a Donskoy. Por su parte, Cilic ganó por 6-7 (4) 7-5 6-2 6-4, y se jugará su pase a tercera ronda contra Albert Ramos-Vinolas.

Dimitrov vence pero no convence

Aún mascando la decepción que supuso perder la final del torneo ATP 250 de Sidney, el búlgaro se vio las caras con un combativo Paolo Lorenzi, que aprovechó las dudas de Grigor para ponerle en aprietos. 

El búlgaro salvó tres bolas de set en la segunda manga

Dimitrov jugó a una velocidad mucho menor de lo habitual, tras cometer excesivos errores a lo largo de un segundo set realmente malo. Tuvo que levantar varias bolas de set en favor del italiano, y tras hacerlo, el de Haskovo jugó algo mejor. 6-3 7-6 (8) 6-3 fue el resultado final en favor de Grigor, cuyo siguiente rival será el argentino Marco Trungelleti.

VAVEL Logo