La experiencia de Berdych silencia la Rod Laver Arena
Berdych celebrando su gran victoria de hoy ( www.ausopen.com )

El 'niño malo' no ha podido con el 'hombre consagrado'. Nick Kyrgios no ha podido con Tomas Berdych. El checo ha jugado a un nivel espectacular, como viene haciendo todo el 2016. El australiano ha realizado su particular 'show' y ha conectado golpes increíbles, pero ha vencido la consistencia del número seis del ránking.

Se preveía un partidazo. Se enfrentaban dos jugadores que venían lanzados. Comenzando por el checo. Tomas únicamente ha perdido un partido en este 2016. Fue en las semifinales de Doha ante el ''invencible'' Novak Djokovic. Todo lo demás son victorias aplastantes. Viene jugando muy bien y en este Open de Australia ya 'destrozó' a Bhambri y Basic.

Siguiendo por el australiano. Nick empezó el año ganando junto a Gravrilova la Copa Hopman para Australia jugando a un nivel espectacular y ganando a jugadores como Andy Murray. Sin embargo, le dio un susto a los australianos cuando se retiró en Kooyong ante Goffin a escasos días del Open de Australia. Pero físicamente, llegó 'sobrado'. Se deshizo con facilidad de un Pablo Carreño que venía jugando bien y de un rocoso Pablo Cuevas.

En este duelo de dieciseisavos de final, los dos primeros sets se decantaron con cierta facilidad hacia el lado del checo. Un break en cada sets le bastaron para ir decantando el duelo a su favor. En estas mangas, tuvo unas estadísticas espectaculares con los puntos ganados con su primer saque y consiguió 24 'winners'. Esto provocó ver la raqueta de Nick ser golpeada con dureza contra la Rod Laver Arena.

( www. ausopen.com )
( www. ausopen.com )

Sin embargo, a Kyrgios le 'molan' estos escenarios. No quería despedirse así de su gente y realizó un tercer set de mago. Entre algunos hechizos, algunos golpes que se sacó del sombrero y unos saques tocados por su varita, hizo que al público le empezasen a gustar sus trucos y los levantó de sus asientos. Se hizo con esta manga por 6/-1, tras conseguir 13 'winners' y 9 'aces'.

La gente empezaba a creer poco a poco en la posible remontada del de Camberra, ya que el cuarto set lo empezó de una manera muy centrada. Salvó con dos cañonazos dos bolas de rotura que eran casi definitivas y se llegó al 5/4 para el jugador que reside en Montecarlo, pero con servicio de Nick. 15/40. Doble falta. Fin de la historia.

Dejando el partido a un lado

Nick Kyrgios, sin sus locuras y su inestable cabeza durante los partidos, es una barbaridad de jugador. Ha dejado golpes y puntos de ''torero''. Sin embargo, no pudo salir a hombros de la plaza de su país, por lo que acabo de decir. La inestabilidad de Nick contrasta con la estabilidad de Tomas. Su juego es similar, pero se veía como el checo controlaba mejor los tiempos del partido. El australiano siempre da varias opciones al rival para hincarle el diente, sin embargo, Berdych siempre suele mantener un alto nivel de concentración.

Kyrgios tiene madera de campeón. Un chaval, que en una situación como la de hoy, se atreve a realizar segundos saques a 200km/h con puntos de break en contra, es de admirar. Pero este potencial debe ser controlado porque, por ejemplo, el partido lo perdió con una doble falta donde se jugó el segundo saque intentando realizar un ''ace''. Aún quedan por pulir muchas cosas, pero eso depende de él y, a corto plazo, no se le ve una actitud de trabajo que prevea esto.

Kyrgios golpeando entre las piernas (vía @SER_Tenis)

El 'head to head' entre ambos estaba igualado antes del partido. Llevaban una victoria cada uno. Sin embargo, estos enfrentamientos no eran como el de hoy. No eran oficiales. Se produjeron en Diciembre en la IPTL Exhibition. Berdych se pone en cabeza en sus enfrentamientos particulares. Su próximo rival será el español Roberto Bautista, que hoy ha derrotado al croata Marin Cilic en un aunténtico partidazo. La potencia del checo contra la garra del español. Imposible perdérselo.

VAVEL Logo