Monteiro es profeta en su tierra al eliminar a Tsonga
Thiago Monteiro en Rio de Janeiro. Foto: fotojump

El tenis es maravilloso por hazañas como la que protagonizó Thiago Monteiro. Desconocido para todos, llegó como tapado y poco se esperaba de él en un duelo ante el todopoderoso Tsonga. Sin embargo, David pudo contra Goliat. Monteiro jugó el mejor partido de su vida, parecía tocado por una varita mágica, y logró una victoria que le puede dar moral y hacerle ver que a los 21 años, aún está tiempo de entrar en la élite.

Habitual en torneos Challenger y siendo Brasil su zona de confort, Monteiro salió con total descaro, sin miedo a la derecha potente de Jo-Wilfred. El francés está carente de dinamismo, y no encuentra la velocidad de piernas necesaria para buscar constantemente su drive; el revés está más anquilosado de lo habitual, y parece que el de LeMans se arrepiente de haber apostado por esta gira latinoamericana sobre tierra batida, siendo esta superficie todo un martirio para él.

Salió tremendamente relajado, sabiéndose eternamente superior y esperando que el brasileño se fuera diluyendo. Pero nada más lejos de la realidad. Monteiro comenzó con algunos nervios que se sacudió con buenos servicios, y mediado el primer set, comenzó a jugarse pelotas, siempre con mucho sentido. Espoleado por un público que comenzó a creyérselo, el brasileño logró al fin el break que llevaba tiempo mereciendo. Tsonga no es que no reaccionara, sino que volvió a perder el saque de nuevo. 

Reaccionó tímidamente el galo en el segundo set, más por demérito de Monteiro que por su mejoría tenística. Pero en el tercer set, la magia volvió. Tsonga volvió a pararse de piernas, desperdició dos bolas de break, y Monteiro fue llevado en volandas por el público. 6-4 y regocijo de la grada ante un partido épico. La historia continúa para un jugador que se permite la licencia de soñar.

VAVEL Logo