Cal y arena para los estadounidenses en Delray Beach
Rajeev Ram en 2015. Foto: usopen.org

Que los treintañeros están de moda es algo que se desprende con facilidad de los resultados de los últimos años, y uno de los principales baluartes de esta tendencia es un jugador revolucionario: Rajeev Ram. Desconocido absoluto antes de 2014, el estadounidense vivió una eclosión cuando muchos ya le daban por retirado. No para de progresar, de asombrar con su juego atacante, y de mostrar una desbordante ilusión en la pista.

Comenzó bien este 2016, algo totalmente opuesto a su compatriota Steve Johnson. Su magnífico final de 2015, hacía presagiar que este jugador daría mucho que hablar, pero está irreconocible y cosecha y varias derrotas más que decepcionante. En Delray Beach, experimentó otra de ellas ante un gran clásico de las pistas, como es Benjamin Becker.

Ram va muy en serio

Es muy habitual ganar a un favorito y desinflarse al siguiente partido, pero Rajeev no peca de bisoñez e inexperiencia, sino que tiene la cabeza muy amueblada. Así lo demostró tras cargarse a Bernard Tomic, y afrontar el siguiente envite como si de una final se tratara. Fue ante Ilya Marchenko, un jugador que no ha podido volver a jugar como lo hiciera en el primer evento del año, en Doha, donde llegó a semifinales.

Las diez dobles faltas de Ram fueron la única mala noticia para él

No obstante, luchó hasta el final y endureció mucho el partido a Ram. El estadounidense no estuvo tan deslumbrante como suele estarlo al servicio, llegando a acumular la friolera de diez dobles faltas. Nada hacía presagiar esta hecatombe en un primer set sencillamente impecable por parte del estadounidense. Sin embargo, desconectó totalmente en la segunda manga, y tuvo que ponerse el mono de trabajo para resolver el encuentro. 6-2 5-7 6-4 fue el resultado final.

Johnson no levanta cabeza

Partía como sexto cabeza de serie y contó con el apoyo incondicional de la grada, pero ni aún así y adelantándose en el marcador, logró Johnson espantar los fantasmas que asolan su mente durante todo el 2016. Siente la presión tras el magnífico juego desplegado en el tramo final de la pasada temporada, y eso le está frenando mucho.

Fue un encuentro en el que primó la igualdad, ante el experimentado y siempre combativo Benjamin Becker. Johnson tuvo serias opciones de lograr la victoria, al hacerse con la primera manga por 7-5, y tener bolas de partido en la segunda. Sin embargo, Becker supo afrontar situaciones límite, aprovechándose de la desconfianza de Johnson, y tras imponerse en el tiebreak, dio el zarpazo final en un tercer set desequilibrado, y con el estadounidense muy hundido moralmente. 7-5 6-7 (1) 6-3 acabó el encuentro, que se decantó del lado del teutón.

VAVEL Logo