Gimeno-Traver se queda en la orilla del paraíso
Guido Pella en Río de Janeiro. Foto: atpworldtour.com

Era una oportunidad única. Alejado del top-100, con malas sensaciones desde hace meses, y cuando todo parecía que estaba en el peor momento, Gimeno-Traver se encontró a sí mismo en la ciudad brasileña, y tras pasar la previa y beneficiarse de la retirada por lesión de Fognini, el jugador español se llegó a ver a tan solo dos juegos de presentarse en unas semifinales de un ATP 500.

Pero no pudo ser. Los sueños no siempre se cumplen, y éste se diluyó a base del magnífico tenis de Guido Pella. El argentino está en el mejor momento de su carrera, y se erige en un tenista temible sobre el albero, haciendo gala de una solidez infinita y gran capacidad para trabajarse los puntos jugando con margen y no arriesgando en exceso.

La regularidad tuvo premio

Se esperaba un duelo igualado, en el que la solidez física y mental podía decantar la balaza. Y los pronósticos se cumplieron. Daniel Gimeno-Traver tiene mucho tenis, pero le está costando mucho desplegar todo su potencial durante más de una hora. Fue ese el tiempo que requirió para hacerse con la primera manga, tras una gran batalla en el que el servicio no fue determinante.

7-5 para el valenciano, y ligera relajación tras el gran esfuerzo. Esto lo aprovechó con brillantez un Guido Pella pletórico de confianza. Construyó su reacción desde atrás, agarrándose a la pista y metiendo siempre una pelota más. Fue adquieriendo confianza a medida que el marcador se decantaba de su lado, y se adjudicó la segunda manga por un claro 6-1.

Gimeno-Traver apretó los dientes e hizo un sobreefuerzo en el tercer parcial, marcado por la igualdad. Hasta el undécimo juego, en el que se vio quién es el jugador con mejor ránking y cuál de los dos llegaba en mejor estado de forma. Pella estuvo inconmensurable en el tramo decisivo del partido, y no tuvo problemas en cerrarlo con su saque. Su rival en semifinales será el ganador del enfrentamiento entre Thiem y Ferrer.

VAVEL Logo