Hazaña de Carballés en Sao Paulo
Roberto Carballés-Baena en 2015. Foto: atpworldtour.com

El tenis brasileño estaba de fiesta. La irrupción estelar de Thiago Monteiro en las últimas semanas y el buen momento de Bellucci, hacían presagiar un despegue del deporte de la raqueta en el gigante latinoamericana. Pero en ese estado de algarabía general, se ha cruzado un invitado inesperado. Él es Roberto Carballés Baena, tiene 22 años y es el 122 del mundo. Despojado de toda atención mediática, el tinerfeño decidió camuflarse en torneos Challenger, e ir construyendo su carrera sin pausa pero sin prisa.

Consumado experto en tierra batida, Roberto dio señales de buen juego en 2015, pero nada podía hacer presagiar el espectacular nivel del que está haciendo gala en Sao Paulo. Pasó la previa, ganó a Taro Daniel y cuando su camino parecía que había llegado a su fin, su estrella se alzó imponente en el firmamente paulista.

Relajación de Bellucci tras el primer set

El esquema previsible del partido se cumplió a pies juntillas en la primera manga. Bellucci aprovechaba su mayor potencia de bola y solidez de fondo de pista, para ir minando el ímpetu inicial del español. No tuvo ninguna opción un timorato Roberto, que vio cómo el brasileño estaba cómodo en pista y divertía a sus compatriotas. 2-6 en la primera manga y regocijo de la hinchada local.

Thomaz Bellucci en 2016. Foto: zimbio
Thomaz Bellucci en 2016. Foto: zimbio

Muchos desconectarían la televisión, dando por hecha la victoria del brasileño. Y mucho más después de que rompiera el servicio de Carballés en el primer juego del segundo set. Sin embargo, Bellucci fue el primero que pareció irse del partido y eso lo aprovechó Carballés. Sabía que tendría alguna oportunidad y cuando se presentó una rendija la aprovechó.

Ganó la gran mayoría de puntos con su primer saque, y supo salvar hasta cuatro pelotas de rotura del brasileño. No se conformó con equilibrar el marcador, sino que dio un golpe de efecto en el tramo final, adjudicándose el set por 6-4. Comenzaba un partido nuevo, y la ilusión por la novedad empujaron al español hacia la gloria.

Tercer set de escándalo del español, sin dar opciones de break a Bellucci

En esta manga definitiva, el español jugó con un 73% de primeros saques, e hizo cuatro aces, haciendo imposible cualquier intento de Bellucci por recuperar la hegemonía del duelo. Estaba lanzado el tinerfeño y cerró el partido por todo lo alto. Confianza por las nubes y nada que perder de cara a los cuartos de final, donde se verá las caras con su compatriota Pablo Carreño.

VAVEL Logo