Flipkens hace resurgir el espíritu de Henin
Kirsten Flipkens en 2016. Foto: zimbio

Las cosas más positivas llegan en ocasiones cuando menos se esperan. A sus 29 años, Kirsten Flipkens está creciendo. No en estatura, donde sus 165 centímetros seguirán condicionando su juego, sino como tenista. No tiene nada que perder, atesora experiencia y se la ve con gran confianza en sí misma. La belga ha sabido aprovecharse del progresivo goteo de favoritas eliminadas, logrando su acceso a una final en la que tendrá muchas opciones si continúa jugando a este nivel.

Es una jugadora especial, con un repertorio de golpes sencillamente impresionante. Golpes cortados, subidas a la red, ángulos imposibles y una gran movilidad, sazonan el juego de una sutil y elegante tenista que es capaz de dar un valor añadido a cada partido, e impedir que sus rivales se sientan cómodos.

Kontaveit quedó atrapada en la maraña de la belga

No es la jugadora estonia una tenista con especial facilidad para imponer su tenis. Menos experiencia y peor ránking tiene respecto a Flipkens, y aunque hizo un meritorio partido, siempre fue a remolque. Solo su capacidad para salvar bolas de break en contra, le mantuvo en la pomada y propició la gran igualdad del partido.

La belga habrá de mejorar su rendimiento a la hora de aprovechar bolas de break

Las dobles faltas la condenaron, cometiéndolas en algunos momentos importantes. En la primera manga, Flipkens sintió los nervios y no pudo plasmar en el marcador su aparente superioridad. Perdió tres bolas de break, y tuvo que levantar una bola de set en contra en un tiebreak realmente no apto para cardíacos.

Esto sumió a Kontaveit en la más profunda desazón. La estonia había remado mucho para llegar a la muerte súbita, y vio cómo se le escapaba entre la yema de los dedos. Esto hizo que se mostrara aún más insegura al servicio, y concedió ocho oportunidades a la belga para que la rompiera el saque. Flipkens aprovechó dos de ellas, y puso rumbo a la victoria.

Tuvo algún contratiempo y duda a la hora de cerrar el encuentro, pero algo normal en un partido de tal importancia y tensión. Flipkens buscará el seugndo título de su carrera, y lo hará repleta de confianza, y con el aplomo que da tener 29 años y verse en uno de sus mejores momentos de forma.

VAVEL Logo