Gulbis sigue sin levantar cabeza
Gulbis durante un partido/ Foto Zimbio

El sorteo del torneo había deparado que uno de los duelos de primera ronda enfrentarían a dos tenistas de armas tomar. Por un lado estaba el ruso Youzhny, un veterano de guerra que ha luchado en todo tipo de torneos y superficies, llegando a ser en su mejor momento top ten, y que desde hace un tiempo está de capa caída dando los últimos coletazos que le queden en el tenis de primer nivel, y por otro lado al todavía joven pero ya curtido letón, Ernest Gulbis.

El leton hizo en el año 2014 su mejor temporada, alcanzando por primera vez unas semifinales de Grand Slam (en Roland Garros, ganando a jugadores como Federer o Berdych), y consiguiendo dos títulos, que le hicieron llegar por primera vez al top ten. Sin embargo, el 2015 fue un año para olvidar. Totalmente desconcentrado del tenis, apenas consiguió pasar de las primeras rondas de la mayoría de torneos, no consiguió su primera victoria hasta el mes de marzo, y pasó un mes después para la segunda y salvo en el torneo de Canadá, donde consiguió unos meritorios cuartos de final, donde se lo puso muy difícil al número uno del mundo, y sumado a unas semifinales en Viena, pasó a moverse en el ránking por lo más bajo del top 100. Sin duda, no será un año que recordará el tenista por lo deportivo. 

Lo peor es que de momento el 2016 no ha empezado de momento mucho mejor. Aunque consiguió esta vez su primera victoria en su primer torneo jugado, apenas ha conseguido unas cuantas más, y no ha llegado a la ronda de octavos de final en ningún torneo. 

El primer set del partido comenzó con el tenista ruso metido en el partido, haciendo un buen eso del primer servicio y subiendo a la red cuando tenía la oportunidad. Su rival por su parte, estuvo horrible con el primer servicio durante todo el set, y esto provocó que el ruso tuviera numerosas oportunidades de break. Lo consiguió en el sexto juego, y cuando estaba sacando para cerrar con 40-0, se complicó más de la cuenta y un pequeño arreón de Ernest hizo que tuviera dos bolas de break en contra, pero supo reaccionar con el servicio y finiquitó el set por 6-4.

El segundo comenzó con otro break por parte del ruso, que seguía aprovechando las facilidades que le daba su rival con su servicio. Cuesta creer que sea el mismo jugador que tiempo atrás era muy difícil robarle el servicio debido a su terrible eficacia con los primeros. Gulbis se animó y provocó un contrabreak a Mikhail que tampoco estaba muy acertado, pero seguidamente volvería a ceder su servicio sin apenas resistencia. Un break más para Gulbis y otros dos más para el ruso hicieron un total de seis breaks en un set para olvidar los servicios. Para colmo, los únicos dos juegos que consiguó en ese set Gulbis fueron al resto. De locos. El ruso supo poner algo de cordura y cerró con su saque para terminar por la vía rápida. 6-4 y 6-2 y a segunda ronda.

Se espera que el letón vuelva a despertar de una vez y podamos ver al tenista matagigantes que maravillaba con su magia y su locura años atrás en las pistas de tenis. Mientras, por su parte el soldado ruso sigue dando guerra y pasa a la siguiente ronda del Master 1000 americano. 

VAVEL Logo