Diamante en bruto
Dominic Thiem (Foto: zimbio)

Semana muy difícil en Stuttgart debido a las condiciones meteorológicas que obligaron a disputar la final del torneo en lunes. Mucho tiempo hacía que una final de un torneo no se jugaba en domingo y se disputaba en lunes.

Dominic Thiem y Philipp Kohlschreiber disputaron la final del torneo alemán, misma final, también en otro torneo de este país, Munich, del pasado mayo con triunfo del tenista bávaro. Thiem, se tomaría la revancha.

La fiabilidad al servicio como rutina en la primera mangaKohlschreiber y Thiem demostraron en el primer set el gran servicio que ambos tienen y la confianza y seguridad que da el tener bueno este golpe. Sólo se vieron tres opciones de rotura en todo el parcial, que corrieron a favor de Thiem, pero una gran reacción del tenista alemán evitó el break y salvó esos momentos delicados para mantener su servicio. Thiem se mostró tremendo al servicio y no dio opciones a Kohlschreiber en ningún momento.

El set se encaminaba al tie break, y allí terminó. Un tie break en donde el alemán se mostró más fiable y más cómodo y endosó un contundente 7-2.

Un break al inicio del set, es suficiente para ThiemTras volver del parón, Thiem no disputó bien lo que quedaba de tie break. Entró frío, y con el marcador en contra, no fue capaz de darle la vuelta. El joven austriaco comenzó a carburar y a hacer su tenis. Rompió el servicio nada más empezar el set y fue capaz de mantener esa ventaja durante toda la manga.

Kohlschreiber no bajó los brazos y siguió a rebufo de Thiem esperando algún resquicio donde poder empatar el partido, y aunque tuvo una opción de ello en el juego final, Dominic se aferró y se llevó el segundo set por 6-4 forzando así el tercer parcial para poner el telón a la final de Stuttgart.

Mismo guión y mismo final en el set definitivoThiem estaba en clara progresión, y aunque Kohlschreiber le estaba poniendo las cosas francamente difíciles, el joven tenista austriaco estaba haciendo valer su condición de favorito sobre la pista y en momentos determinados, daba un golpe sobre la mesa. En el segundo set fue en el juego inicial, pues bien, en el set definitivo fue en el tercer juego cuando Thiem quebró el servicio del alemán.

Ambos jugadores mantuvieron sus saques y el partido se situó en el momento cumbre, el resolución de la final, con Thiem al servicio. Ahí, el joven dudó por momentos, pues su saque no fluyó y tuvo que salvar dos pelotas de break, pero se aferró a la pista, confió en el mismo y con una última volea magistral, cerró el partido por 6-7(2) 6-4 6-4 y se coronó como campeón en Stuttgart.

Dos parones por la lluvia en el primer set

Ya de entrada, el comienzo del encuentro se retrasó debido a la lluvia que caía sobre Stuttgart. Una vez iniciado el partido, sólo pudieron disputarse dos juegos (1-1 en el marcador) cuando la lluvia volvió a hacer acto de presencia. La final se detuvo y volvió a reanudarse hasta el momento del tie break (con 3-2 para Kohlschreiber). El encuentro volvió a la marcha ya en el lunes y afortunadamente sin lluvia, aunque eso sí con nubes amenzantes, se disputó la final con el triunfo de Dominic Thiem como desenlace.

Cuarto título del año, primero sobre hierba

Dominic Thiem ya es una realidad. Es la revelación del año, el 'niño' en quien todos tienen puestas las expectativas para el futuro. Con este nuevo título, Thiem suma ya cuatro en lo que va de 2016 (Buenos Aires, Acapulco, Niza y ahora Stuttgart), el primero de su carrera sobre hierba y de esta manera también se tomó la revancha de la final perdida ante el alemán este pasado mayo en el torneo de Munich. Ambos disputarán el ATP 500 de Halle esta semana, tambien en Alemania.

VAVEL Logo