Ernesto Escobedo alcanza sus primeras semifinales ATP
Ernesto Escobedo durante el pasado Masters 1000 de Miami

Su nombre es Ernesto Escobedo. Nacido en Estados Unidos pero de ascendencia mexicana. Tiene sólo 20 años pero poco a poco se está haciendo notar en el circuito ATP. El actual número 91 del mundo selló su pasaporte hacia sus primeras semifinales ATP al derrotar en los cuartos de final del ATP 250 de Houston, torneo que se disputa sobre superficie de polvo de ladrillo, a su compatriota y segundo cabeza de serie, el gigante John Isner, pero que hoy se vio empequeñecido ante un jugador que puede dar mucho que hablar en el futuro. El encuentro tuvo hasta tres desempates y finalmente Escobedo impuso su mayor versatilidad y resistencia física.

Escobedo estuvo muy firme con su servicio y también con su mejor golpe, la derecha, con el que logró bastantes golpes ganadoresEl partido, el primero en el que ambos tenistas se veían las caras, fue un calco del que disputó ayer Isner frente al argentino Leonardo Mayer. El de Greensboro mantenía los problemas de movilidad que mostró ante Mayer y se sostenía únicamente con su servicio. Al igual que ayer, el primer set se dilucidó en una muerte súbita en la que a Isner le falló su mejor arma en el momento decisivo. Con 7-6 en contra y servicio, el segundo cabeza de serie cometió una inoportuna doble falta que le daba el desempate por 8-6 y, por consiguiente, el primer parcial a un Escobedo más firme y con un lenguaje corporal más positivo que su compatriota. 

Escobedo aguanta la presión y cierra en tres sets

Isner se veía nuevamente en la difícil tesitura de tener que remontar un marcador adverso si quería estar mañana sábado en las semifinales del torneo. Y más complicado lo tuvo aún el cañonero estadounidense puesto que en el quinto juego del segundo set Escobedo lograba el primer break del partido para ponerse por delante por 3-2. El joven tenista de origen mexicano se encontraba a sólo tres servicios de lograr la victoria más importante de su hasta ahora corta carrera y es precisamente en momentos como este cuando la inexperiencia y los nervios pueden hacerse notar. Escobedo noto la presión y regaló su servicio con varios errores de bulto, entre ellos una doble falta con la que permitió a su rival igualar el marcador (3-3). 

De nada le sirvió a Isner establecer un nuevo récord de saques directos del torneo: 35 realizó el gigante norteamericanoLa rotura fue un balón de oxígeno para un Isner que seguía ofreciendo claras muestras de cansancio pero que no desaprovechó la oportunidad de volver al partido al forzar el tercer set tras llevarse el 'tie-break' del segundo por 8-6. Para ello, el pupilo de Rene Moller tuvo que salvar un punto de partido con 6-5 en contra pero a diferencia de lo que ocurrió en el primer desempate, su servicio apareció cuando más falta le hacía. Isner conectó dos potentes servicios y pasó toda la presión a Escobedo que, con 7-6 en contra, volvió a fallar con su derecha permitiendo a su rival igualar el encuentro. 

El panorama del choque pareció cambiar durante los primeros compases del tercer y definitivo set. Las oportunidades de 'break' aparecieron para ambos jugadores pero a pesar de que fue Isner el primero que disfrutó de opciones de rotura, tres en el tercer juego, las mayores oportunidades eran para un Escobedo que tuvo otras tres bolas de partido antes de que llegara el tercer desempate del encuentro. Con 6-5 en contra, Isner recurrió a su servicio para salvar la situación pero el de Carolina del Norte había llegado a su límite. En el 'tie-break' decisivo, Escobedo dominó de principio a fin y, aunque Isner logró salvar otros dos puntos más de partido, en la séptima y definitiva el tenista de  Los Ángeles cerró el encuentro de manera inmejorable: con un saque directo (7-5).

De esta manera, Ernesto Escobedo disputará mañana su primera semifinal del circuito ATP. Lo hará ante el vencedor del duelo entre su compatriota y tercer cabeza de serie del cuadro, Sam Querrey, y el brasileño Thomaz Bellucci, consumado especialista en arcilla. Lo que está claro es que este joven de 20 años tiene tenis y carácter para dar y tomar. 

VAVEL Logo