Fognini, campeón en Gstaad
Fognini hizo gala de su mayor experiencia para imponerse | Foto: Zimbio

Fognini, campeón en Gstaad

El italiano vuelve a ganar un torneo tras imponerse en la tierra suiza de Gstaad luego de un año de sequía. El encuentro se resolvió por un marcador de 6-4 y 7-5 tras una hora y 33 minutos.

Aceapablo
Aceña Pablo

La final de Gstaad solo podía comenzar de una manera teniendo en cuenta el Ránking de sus contendientes. Fabio Fognini, número 31 del mundo y el alemán Hanfmann número 170 y que a sus 25 años se veía la oportunidad de su vida alcanzando por primera vez una final del circuito profesional. Parecía el escenario idóneo para el cuento de la cenicienta, para uno de estos guiones de Hollywood que acaparan todos los premios, sin embargo la realidad se ajustó bastante más a las expectativas.

Fognini comenzó el partido a un nivel sensacional, sacando lo mejor de su repertorio y con la confianza que le había dado la victoria sobre Roberto Bautista el día anterior, así ya en el primer juego del partido rompió el saque de Hanfmann. Pero la cosa ni mucho menos quedó ahí, el jugador germano pareció pagar la novatada al inicio del encuentro y nuevamente perdió su saque en el tercer juego, llevábamos apenas diez minutos de encuentro y el marcador ya reflejaba un 3-0 y doble break.

Orgullo y reacción

Tras encajar este terrible golpe inicial propiciado probablemente por los nervios (amén de la consabida diferencia en el ránking) Hanfmann se soltó y a través de un gran derroche de intensidad comenzó a forzar a Fognini, a hacerle cometer errores, así en el cuarto juego el Italiano necesitó de hasta seis opciones para llevárselo y poner el 4-0. El perder esta oportunidad de reengancharse al partido no desanimó ni mucho menos al joven tenista teutón que vio como a través del riesgo máximo en su juego podía encontrar un filón con el que desestabilizar al jugador Italiano.

En el quinto juego Hanfmann tuvo que salvar dos bolas de break, lo logró con la ayuda inestimable de un Fognini que comenzó a mostrar su cara más desesperante para el espectador, esa que le hace fallar golpes insultantemente fáciles y esa misma que no le ha permitido progresar hasta el top 10 en el ránking de la atp.

A partir del 4-1 el partido se fue igualando hastaun punto en el  que cambiaron las tornas, Hanfmann seguía perdiendo putos son su saque con relativa asiduidad, sin embargo el jugador transalpino no aprovechaba ya las ocasiones y eso fortalecía más al alemán. Así llegamos hasta el 5-2 en el Marcador, momento  en el que Hanfmann echó el resto. rompió el saque del italiano en la primera ocasión de la que dispuso y mantuvo el suyo propio sin complicación alguna. El 5-4 campeaba en el marcador de la Roy Emerson de Gstaad ante el delirio del público local que veía como se apretaba un partido que parecía destinado a un final más desigual.

Fognini dijo basta

Cuando más apretaba tanto el público como el rival Fognini dijo hasta aquí. El italiano sacó el pendulo a pasear y movió a su rival al cual no hizo concesión alguna, cuatro golpes ganadores de derecha, el último de ellos con una preciosa bola invertida desde la zona alta sirvieron para ganar el juego en blanco y poner el definitivo 6-4 en el marcador del set.

Hanfmann, todo o nada

El segundo parcial pareció comenzar por los mismos derroteros por los cuales había acabado el primero, Hanfamnn con subidas imprecisas a la red y Fognini moviendo a su rival que se mostraba inconsistente desde el fondo. Así no es de extrañar que la bola de break favorable al italiano llegara en el primer juego. A pesar de tener todo en su contra Hanfmann mostró una entereza mental impropia de un jugador de su clasificación y sacó adelante la situación apoyándose en un saque que funcionaba de lujo en la altura Suiza, colocando así el 1-0 en su favor.

Fognini seguía salvando de manera fácil sus turnos de saque mientras que el alemán continuaba sufriendo, con 1-1 en el luminoso volvió a sacar adelante una peligrosa situación de 30-30 para volver a tomar la delantera (2-1). Con cada punto ganado el tenista teutón iba ganando confianza, cada intercambio favorable le espoleaba y le permitía mantener igualada la contienda. El italiano cada vez gesticulaba más, de nuevo apareció la versión Mr Hyde de Fognini y es que a pesar de que seguía sin ceder ni una ocasión de break no entendía como el alemán, a priori tan inferior no claudicaba. 

Todo avanzaba hacia un desenlace igualado, los puntos espectaculares se sucedían y Hanfmann se atrevía con subidas a la red que eran cada vez más efectivas continuando firme en su propósito lo que le llevó a poner el 4-3 favorable con un saque abierto que celebró con el puño cerrado.  Era el momento de reengancharse, por primer vez en todo el set Fognini flojeaba con su saque y Hanfmann dispuso de su gran oportunidad, un 0-30 que se le escapó de manera rápida y  casi incomprensible. Cuatro puntos consecutivos del italiano sirvieron para restablecer la igualada y llegar al 4-4.

Tensión máxima

En el momento de la definición los nervios hicieron acto de presencia en ambas partes, la tensión se podía cortar con un cuchillo. Hanfmann volvió ceder una oportunidad de break que podía haber sido la sentencia definitiva, sin embargo nuevamente (cinco bolas de break llevaba salvadas en el set) se libró de la quema y volvió a adelantarse en el marcador: 5-4.

El alemán tuvo una gran ocasión en el juego siguiente para hacerse con el set, con 30-30 dispuso de una bola alta de derecha a media pista para tener opción de rotura, sin embargo no aprovechó el regalo y Fognini respiró aliviado y nuevamente el marcador reflejaba tablas 5-5

Acelerón por el título

Tras salvarse de una situación harto peligrosa Fognini volvió a poner lo mejor de su juego en pista,  sacó nuevamente a relucir esa característica y potente derecha que tantos partidos le ha hecho ganar y gracias a ella rompió el saque de su rival con un Passing Shot cruzado que celebró de manera efusiva, con alegría y rabia. 

Con 6-5 y saque a su favor el desenlace no tardó en hacerse esperar, un gran golpe a los pies de Hanfmann que no pudo levantar la bola sirvió para poner el 7-5 definitivo con el que se cerraba el partido tras una dura lucha de una hora y 33 minutos. De esta manera Fabio Fognini se hacía con el quinto título de su carrera en la decimotercera final que disputaba y tras una sequía que duraba desde hacía más de un año cuando se impuso en la final de Umag en 2016 al eslovaco Andrej Martin por 6-4 6-1.

VAVEL Logo