Bautista sigue en racha
Bautista continúa en estado de gracia en superficie dura. Foto: Zimbio

Era la hora de debutar en Flushing Meadows para el español Roberto Bautista, número once cabeza de serie en esta edición del Us Open. Y lo hacía después de conquistar el título en Winston Salem, algo que no hacía más que confirmar el enorme estado de forma en el que se encuentra el castellonense, puesto que en el Masters 1000 de Montreal llegó hasta cuartos de final, siendo apeado por el genio suizo Roger Federer, quien le impidió llegar más lejos.

La trayectoria ascendente de Bautista lo coloca en el puesto 13 del circuito, igualando su mejor ranking ATP logrado en 2016, convirtiéndolo así en otro aliciente más en el torneo neoyorquino, último Grand Slam de la temporada, que se suma a la épica batalla por el número uno que se está librando entre Rafa Nadal y Roger Federer. Tenía tintes de convertirse en un largo partido entre estos dos luchadores desde el fondo de pista. Enfrente tendría al italiano Andreas Seppi, número 81 del ranking ATP, con el que sólo tenía un precedente en 2012 en el Masters 1000 de Miami, donde se impuso el español. En el primer set, Bautista no tendría excesivos problemas para adjudicárselo, en el que el juego más largo tuvo lugar con 4-2 a favor del español, un juego que parecía no acabar. Al final se llevó su servicio para establecer un 5-2 imposible de remontar para Andreas Seppi.

Seppi, dispuesto a intentarlo

Se cambiarían las tornas durante el segundo set, en el que Bautista ya tuvo problemas con 1-1 para adjudicarse al servicio el juego, ya que Seppi se colocó con 0-40 y tres puntos de break, obligando al español a ganar cinco puntos consecutivos para salvar su servicio. El tenista transalpino ya estaba enseñando los dientes y mostraba sus cartas al castellonense, que en esta manga dejaría de dominar desde el fondo de la pista. En lo que se llevaba de partido, el italiano había desaprovechado las siete bolas de break de las que había dispuesto, circunstancia que sin duda le estaba condenando. No obstante, se mostraba dispuesto a cambiar esa estadística y el signo de partido, ya que con 2-2 en el marcador, rompió por primera vez el servicio del español e hizo bueno ese break para llevarse la segunda manga por 4-6.

Díficil de tumbar

El electrónico reflejaba 1-1 en sets, y el fantasma de las dudas parecía sobrevolar la cabeza de Bautista. Nada más lejos de la realidad. El castellonense se sobrepuso al segundo set y volvió a desplegar un juego sólido que le llevó a imponerse fácilmente por 6-2.

La locura se instalaba en la pista siete de Flushing Meadows 

Comenzada la que a la postre se convertiría en la última manga del partido, el viento parecía soplar a favor del español Roberto Bautista Agut, que se colocaba 2-0 y parecía encarrilar el set. Pero el italiano Seppi quería dejar su última palabra. Igualó el partido 2-2 con un contrabreak, y cuando todo parecía indicar que al tenista español le estaban entrando los típicos nervios a cerrar el partido, Bautista hizo nuevamente gala de su gen tremendamente competitivo para adjudicarse su servicio en blanco y hacer un nuevo break al italiano Seppi, para situarse 4-2.

Bautista daba un golpe sobre la mesa pero volvía a reengancharse al partido Seppi devolviendo el break y ganando su servicio. 4-4 en un set de locos en el que se establecía el equilibrio y podía caer del lado de cualquiera de los dos. Un revés del español tocó la cinta de tal suerte que cayó en el lado del italiano sin que nada pudiera hacer por devolverla, golpe de suerte que daba a Bautista el 5-4. Tal era el equilibrio que el set parecía condenado a resolverse en el tie break, donde el español pasó por encima del tenista transalpino (1). En segunda ronda, Bautista se enfrentará mañana al germano Dustin Brown, quien se deshizo del brasileño Bellucci por tres sets a cero.

VAVEL Logo