Nishikori resurge en el Principado

El tenista japonés redondeó una gran semana en el ATP Masters 1000 de Montecarlo y, pese a no quedarse con el título, el nipón estará nuevamente peleando palmo a palmo con los mejores.

Nishikori resurge en el Principado
Nishikori, en su partido ante Nadal | Foto: ATP

Kei Nishikori volvió a disputar una final de un torneo ATP desde febrero de 2017. El ex número cuatro del escalafón mundial está de nuevo en las canchas tras operarse la muñeca y, de a poco, va recuperando las sensaciones gloriosas.

Nishikori: "Fue una gran semana para mí. Estoy muy contento de llegar a la final. Esta semana me va a ayudar mucho para recuperar mi confianza"

Sin dudarlo, el ATP Masters 1000 de Monte-Carlo fue su mejor performance a lo largo de la temporada, donde terminó sucumbiendo en la final ante el poderío de Rafael Nadal. Sin embargo, logró despachar a tenistas de renombre, tales como Marin Cilic, número tres del mundo, y Alexander Zverev, número cuatro. A ellos los superó en los cuartos de final y en las semifinales, respectivamente.

De esta manera, el oriental sumó 600 puntos claves para ubicarse en el 22º puesto y está a tiro de situarse entre los 20 mejores tenistas del planeta. Algo lejos de aquél cuarto lugar, pero está en camino a conseguirlo. Previo a este torneo, el nipón disputó el ATP Masters 1000 de Miami donde alcanzó la tercera rueda, hasta se topó con Juan Martín del Potro, que lo barrió por 6-2 y 6-2, eliminándolo del torneo norteamericano.

El otro certamen que le fue favorable a Nishikori fue el ATP 250 de Nueva York, donde llegó hasta la instancia de semifinales, para terminar cayendo ante el sudafricano Kevin Anderson, posterior campeón. En el ATP 500 de Acapulco se despidió en la primera ronda ante Denis Shapovalov. Ver a Kei Nishikori disputando torneos Challenger era algo que hacía ocho temporadas que no sucedía. Tras haber vuelto de su operación en la muñeca, el japonés optó por los torneos de mejor jerarquía, en busca de sumar partidos y ritmo de juego. En el Challenger de Dallas, el nipón hizo un torneo maravilloso y se quedó con la corona para llegar con algo de ritmo a los torneos importantes.