L'Imperatrice di Roma
"Roma, Ti amo" | Foto: zimbio

L'Imperatrice di Roma

Elina Svitolina se impuso a Simona Halep en la final del Internazionali BNL D'Italia y revalidar así el título. El duelo, con dos sets bien distintos, se resolvió gracias al factor físico que atenazó a la rumana. De esta manera, Svitolina levantó el duodécimo título de su carrera, el tercer Premier 5 y se convirtió en la octava tenista en revalidar el título en la capital italiana.

CarlosG_1996
Carlos García Pascual

La edición 2018 del Internazionali BNL D’Italia iba a poner su punto y final este domingo con la disputa de las tradicionales finales. Con unas condiciones meteorológicas más que fantásticas para la práctica del tenis, para abrir boca, un duelo equiparado, de semejante nivel, de estilos parecidos y esa rocosidad desde el fondo de la pista y una gran capacidad para poder contraatacar.

Simona Halep y Elina Svitolina | Foto: zimbio

Por si fuera poco, misma marca deportiva (Nike), mismo vestido y misma marca de raqueta (Wilson). Simona Halep y Elina Svitolina, o lo que es lo mismo, el sexto enfrentamiento entre ambas, o lo que es lo mismo, la reedición de la final que se disputó el año anterior con triunfo final de la ucraniana en tres sets y con una Halep mermada físicamente y que hoy iría en busca de revancha.

Halep llegaba con menos horas en pista

La cantidad de horas en pista podía ser un factor muy a tener en cuenta en el duelo final y es que la rumana había pasado menos apuros en todos sus duelos, más un Walkover de Madison Keys, a excepción de la semifinal, donde en un duelo épico, con todos los ingredientes WTA, doblegó a Maria Sharapova, tricampeona en Roma, en tres mangas. Algo que hoy la acabaría pasando factura.

El momento en el que la rumana doblegaba a Sharapova | Foto; zimbio

Svitolina, por su parte, llegaba a la final tras haber superado un duro cuadro que se le presentó prácticamente desde el principio. Su duelo más duro fue con Daria Kasatkina en octavos de final, donde remontó un 6-0 en el primer set. Ante Kerber, pese a remontar en el primer set, y en la semifinal ante Kontaveit, la de Odessa anuló a sus rivales a base de un tenis sólido y de una gran capacidad para tomar la iniciativa.

Sexto duelo. Svitolina venció en tres ocasiones

Halep tenía una oportunidad única de igualar el Head To Head particular entre ambas, y además de eso, vengarse de la ucraniana justo un año después y en mismo escenario. Tras enfrentarse por primera vez en 2013 en Sofía, con triunfo contundente de Halep ante una Svitolina aún sin ser la tenista que es actualmente, los siguientes duelos que se produjeron, en la final de Roma precisamente el primero tras la ya mencionada fecha, fueron algo más igualados.

Se llegó hasta tal punto que incluso Svitolina llegó a devolver el marcador del primer duelo el pasado año en las semifinales de Toronto, torneo que a la postre ganaría la ucraniana, otro objetivo para el presente año. El último partido entre ambas se localiza en las WTA Finals del año pasado, en el Round Robin. Ahí, la ucraniana sumó su tercer triunfo ante la rumana.

Svitolina con muy poco, torturó a una Halep que no llegó a la final

Sorprendentemente, el inicio fue el polo opuesto a lo que se esperaba en la previa. A un lado de la pista, una jugadora enchufada, en total conexión su raqueta, fresca, rápida y dominante. Al otro lado de la red, todo lo contrario, alguien que ni siquiera entró en pista, desenchufada mentalmente, sin ideas, sin capacidad para hacer cosquillas a su rival y acumulando error tras error.

Svitolina se mostró impecable | Foto: zimbio

En apenas 15 minutos de juego, Svitolina ya lideraba por un contundente y claro marcador de 5-0 sin realizar un nivel excelso. Simplemente, meter la bola y sacar un poco de la zona de confort a Halep bastaba a Svitolina para cortocircuitar totalmente a la rumana. Ni si quiera se llegaron a los 20 minutos de juego cuando la ucraniana ya dominaba por 6-0. Halep acusaba el cansancio de la semifinal ante Sharapova

Un arma de doble filo

Pese a lo contundente del marcador en el primer set, un 6-0 es un resultado muy engañoso y un arma de doble filo en muchas ocasiones que puede volverse en tu contra y es que en la mayoría de las veces, estos escandalosos números suelen producirse debido a que una de las dos jugadoras no ha llegado al partido y la que se beneficia de ello se encuentra con parte del trabajo hecho prácticamente sin haber salido del vestuario.

Halep acusó el cansancio de la semifinal | Foto: zimbio

La tenista que recibe el rosco puede despertar, algo usual cuando se dan estas situaciones, o bien permanecer en esa parálisis total sin ser capaz de despertar. En este choque, para Svitolina era fundamental mantener la misma concentración y sobre todo mantenerse sólida e incluso forzar un poco más y mover a Halep ya que la rumana es una tenista que funciona a base de ritmos y si la número uno entra en ese juego y empieza a carburar, provoca verdaderos quebraderos de cabeza.

Halep aterrizó, pero de poco sirvió

Lavar mínimamente la cara era una tarea obligatoria para Halep si no quería ser fusiliada, aniquilada y apalizada. La de Constanta sabía de ello y espabiló. Comenzó a entrar en calor y a carburar y la final ganó en vistosidad. Halep cumplió y Svitolina asumió su papel: mantenerse firme, concentrada e intentar impedir que Halep ganase en sensaciones.

En el mejor punto hasta ese momento, muy importante para hundir en la quema aún más a Halep o confirmar las mejores sensaciones en el caso de Svitolina, la de Odessa, tras una monumental derecha paralela, ponía aún más tierra de por medio en una final que poco a poco comenzaba a teñir de azul y amarillo el trofeo de ganadora.

La efusiva celebración de Svitolina tras ese punto que ganó | Foto: zimbio

El partido se paró unos minutos debido a que Halep requirió la presencia de la fisio del torneo por unos problemas en la espalda que se produjeron minutos antes. Tras ese “mini-parón”, el choque se reanudó y lo hizo al mismo nivel, e incluso un poco más, lo cual provocó ver puntos de más calidad y sobre todo más continuos gracias al incremento de Halep y al nivel permanente de Svitolina. Algo que se esperaba desde un inicio y que el respetable de la Pista Centrale agradeció enormemente.

Simona Halep hablando con la fisio | Foto: zimbio

Tocada, pero no hundida, Halep luchaba ante algo que se parecía a un muro y es que tenía que besar las líneas para tratar de desbordar a una Svitolina que se encontraba en la cresta de la ola. Había que observar si era alargar más una agonía anunciada o quién sabe si subirse a un tren en marcha que parecía desvanecerse por el horizonte.

Svitolina culmina la reválida

Svitolina no permitió que la rumana se subiese a ese tren en marcha y con calma, concentración y sobre todo serenidad, la ucraniana doblegaba a Simona Halep por 6-0 y 6-4 para alzarse campeona en Roma por segunda vez en su carrera y revalidar así el título conseguido el pasado.

L'imperatrice di Roma | Foto: zimbio

De esta manera, Svitolina ganó su octava final consecutiva y sumó así el duodécimo título de su carrera, el tercer Premier 5. Además, se convirtió en la octava jugadora desde 1969 en revalidar el título en la capital italiana, tras Serena Williams, Maria Sharapova, Jelena Jankovic, Amélie Mouresmo, Conchita Martínez, Gabriela Sabatini y Chris Evert. La ucraniana, firme candidata para Roland Garros, será cuarta cabeza de serie en la “Ciudad del amor”. 

La cara de Svitolina refleja su felicidad total | Foto: Internazionali BNL D'Italia
VAVEL Logo