Previa ATP 250 Stuttgart: Roger Federer inaugura la temporada de hierba

El suizo Roger Federer regresa a las pistas tras saltarse la gira sobre tierra batida. La ciudad alemana de Stuttgart acogerá al Maestro suizo y a un gran grupo de tenistas que buscan preparar de la mejor forma posible el tercer Grand Slam del año: Wimbledon.

Previa ATP 250 Stuttgart: Roger Federer inaugura la temporada de hierba
Roger Federer en la pasada edición del ATP 250 de Stuttgart // FUENTE: Mercedes Cup

Regresa la hierba. Tras una larga espera, y una interesante temporada de tierra batida, la superficie más rápida del circuito volverá a protagonizar las noticias tenísticas mundiales. Breve pero intensa, esta gira comenzará esta semana con dos torneos ATP 250: Stuttgart, en Alemania; y 's-Hertogenbosch, en los Países Bajos, mientras que finalizará con la gran cita: Wimbledon, el tercer major del curso. Superficie para especialistas, donde tienden a destaparse jugadores de perfil medio, el pasto proporcionará los típicos puntos rápidos y vertiginosos, y hará del tenis un deporte extremadamente rápido.

Roger Federer está de vuelta

La gran mayoría de los focos apuntan esta semana hacia Stuttgart. La sexta ciudad alemana por tamaño acogerá al mejor jugador de siempre sobre esta superficie: Roger Federer. El suizo, que disputó su último partido a finales de marzo, en el Masters de Miami, repitió lo ocurrido en 2017 y decidió omitir la gira sobre arcilla para centrarse en su especialidad, la hierba. Con la posibilidad de regresar al Nº1 del mundo, siempre y cuando alcance la final, el de Basilea no tendrá un cuadro nada fácil, ya que compartirá torneo con nombres como Nick Kyrgios, Tomas Berdych, Lucas Pouille, Milos Raonic o Denis Shapovalov. Campeón en enero de su vigésimo Grand Slam, cuando batiese a Marin Cilic en la final del Open de Australia, y finalista en el Masters de Indian Wells, el suizo ha rendido a la perfección en los escasos torneos que ha disputado.

Federer no cuenta con demasiada presión esta semana. Pese a acumular casi tres meses sin disputar un solo partido, el suizo se mueve como pez en el agua en este tipo de emplazamientos, rápidos y dinámicos. Pese a ser eliminado sorprendentemente a manos de Tommy Haas el año pasado, el bagaje de Roger sobre hierba es bien conocido por todos: ocho títulos en Wimbledon y nueve en Halle; palmarés envidiable. Ahora bien, la pelota cae sobre el tejado del suizo, que deberá defender una gran cantidad de puntos, 2.500 en total, en escasas semanas. Ya en Stuttgart, y como primer obstáculo para volver alcanzar la cima de la ATP, Roger Federer se medirá en segunda ronda con el vencedor del duelo entre Mischa Zverev, especialista sobre hierba, y un tenista procedente de la fase previa. Aun con la posibilidad de volver a reinar en el circuito ATP, algo que ya ha hecho esta temporada incluso sin la necesidad de jugar, el objetivo primordial de Roger Federer es recuperar ritmo competitivo que le haga repetir triunfos en Halle y Wimbledon.

Un gran abanico de jugadores para hacer frente a Federer

Este ATP 250 de Stuttgart presenta un cartel difícilmente mejorable para tratarse de un certamen de dicha categoría. Con Federer como cara del torneo, hay muchos jugadores que llegan a esta Mercedes Cup con el papel de aspirantes, buscando dar un batacazo que les llene de confianza para el futuro. El primero de ellos es Lucas Pouille; el francés, Nº16 del mundo, es actualmente el galo mejor clasificado por la ATP. Campeón en Montpellier y finalista en Marsella y Dubái, el de Grande-Synthe ha ido de más a menos durante el año 2018, realizando una gira sobre polvo de ladrillo bastante discreta, y viendo en esa tercera ronda de Roland Garros su mejor actuación. Tratando de olvidar los fantasmas del pasado, Pouille tratará de revalidar el título obtenido aquí en Stuttgart el año pasado, cuando derrotase a Feliciano López en la final. Con esos cuartos de final en Wimbledon 2016 como esperanza, Lucas Pouille seguirá acechando el Top Ten, zona que ya ha pisado, aunque de forma efímera, y que supone el objetivo primordial en 2018. Su debut se producirá ante un jugador local, que saldrá del ganador del choque entre Rudolf Molleker y Jan-Lennard Struff.

Tomas Berdych quiere volver a sonreír. El checo, que sale de la arcilla con el paupérrimo y desastroso registro de cuatro derrotas en cuatro partidos, ante Nishikori, Gasquet, Shapovalov y Chardy, solo acumula decepciones en este 2018. Lejos queda aquel Open de Australia en el que llegó a cuartos de final, y en que parecía que podríamos reencontrarnos con el mejor Berdych. Al borde de abandonar el Top-20, y con la responsabilidad de reeditar las semifinales que logró en Wimbledon el pasado curso, el de Valasske-Mezirici se estrenará ante el vencedor del Benoit Paire - Taylor Fritz.

Una de las grandes incógnitas de cara a este certamen es el australiano Nick Kyrgios. El de Canberra, programado para jugar en Roland Garros, se vio forzado a bajarse del segundo Grand Slam del año para centrarse, definitivamente, en el pasto, su superficie fetiche, donde ha logrado muy buenos resultados, como aquellos cuartos de final de Wimbledon en 2014, derrotando por el camino a Rafael Nadal. Fuera del Top-20, pero siempre en las quinielas para entrar en el Top Ten, Kyrgios busca dejar atrás estos problemas en el codo que tantos quebraderos de cabeza le están dando, y hará su primera aparición ante un jugador local; bien Maximilian Marterer, bien Peter Gojowczyk.

El cupo de cabezas de serie, que ya sí deberán disputar la primera ronda, queda completado por nombres como Philipp Kohlschreiber, Denis Shapovalov, Milos Raonic y Feliciano López. De tal forma que los hipotéticos cuartos de final quedarían repartidos de esta forma:

Roger Federer (1) - Denis Shapovalov (6)

Nick Kyrgios (4) - Feliciano López (8)

Milos Raonic (7) - Tomas Berdych (3)

Philipp Kohlschreiber (5) - Lucas Pouille (2)

Un torneo con escasa tradición alemana

Este Mercedes Open, disputado sobre tierra batida hasta el año 2014, no es precisamente el torneo predilecto del tenis alemán. La primera edición se disputó en el año 1978, edición que vio levantar el trofeo al primero de los dos germanos que lo ha hecho hasta la fecha: Ulrich Pinner, que sería también finalista en 1979. Ya en 1991, Michael Stich protagonizaría el último triunfo local en Stuttgart. Desde entonces, los únicos jugadores alemanes en pisar una final fueron el propio Stich, dos años después de su título ante el argentino Alberto Mancini; Tommy Haas, que cayó en 1999 ante el sueco Magnus Norman y, finalmente, Philipp Kohlschreiber, subcampeón en 2013 y 2016, cediendo ante Fabio Fognini y Dominic Thiem, respectivamente. De cara a esta edición de 2018, la responsabilidad recaerá sobre las figuras de Philipp Kohlschreiber, Mischa Zverev, Maximilian Marterer, Peter Gojowczyk, Florian Mayer, Jan-Lennard Struff, Yannick Maden y Rudolf Molleker.

Figuras muy importantes han estado presentes en la ciudad alemana de Stuttgart. Leyendas como Björn Borg (1981), Ivan Lendl (1985), Andre Agassi (1988), Thomas Müster (1995 y 1996), Guga Kuerten (1998 y 2001), Rafael Nadal (2005, 2007 y 2015) o Juan Martín del Potro (2008) han sido capaces de levantar el título, siendo el manacorí el jugador con más coronas, con tres. Cabe destacar, además, la trascendencia de este torneo para el tenis hispano, gran dominador de la cita durante su etapa en arcilla. José Higueras (1983), Alberto Berasategui (1994), Álex Corretja (1997), David Ferrer (2006), Albert Montañés (2010), Juan Carlos Ferrero (2011) y Roberto Bautista (2014) se suman a la triple corona de Nadal, mientras que en Sudamérica destacan, además de Delpo, los argentinos Martín Jaite (1986 y 1989), Franco Squillari (2000), Guillermo Coria (2003) y Guillermo Cañas (2004).