Rafa Nadal vuelve a hacer historia en Roland Garros

El español ganó su undécimo título y se convirtió en el primer tenista masculino en ganar once veces el mismo Grand Slam. Nadal en sets corridos derrotó a un Thiem que le puso en apuros en algún momento.

Rafa Nadal vuelve a hacer historia en Roland Garros
Rafa Nadal celebra la consecución de su undécimo título en París. Foto: Cameron Spencer/Getty Images Europe.
Rafael Nadal
3 0
Dominic Thiem

Rafa Nadal ha vuelto a hacer historia en Roland Garros, el campeón español ha derrotado en la final a Dominic Thiem por 6-4, 6-3 y 6-2 y ha logrado ganar por undécima vez este torneo. Rafa se ha convertido en el primer tenista en lograr once títulos en un mismo Grand Slam. El español jugó un grandísimo partido ante un Thiem que no se lo puso nada fácil y le llevó al límite al número uno del mundo en algunos momentos. Nadal ha vuelto a demostrar en París que será muy difícil volver a ver a alguien como él sobre una pista de tierra batida. 

El décimo juego, clave de nuevo para Nadal

Thiem comenzó muy nervioso el partido cometiendo algunos errores y dándole facilidades a Nadal que ganó ocho de los primeros nueve puntos y colocó 2-0 arriba, con rotura incluida. Sin embargo, en el juego siguiente iba a jugar muy bien Thiem al resto y con una derecha ganadora en bola de rotura iba a romper el servicio y recuperar el saque perdido en el juego anterior. El austriaco comenzó a sacar muy bien y con mucha potencia y le hizo mucho daño a Rafa que no pudo romper el saque a pesar de contar con una bola de rotura. Dominic logró empatar a dos y sobreponerse a esos dos flojos primeros juegos.

El sexto juego fue un juego épico que duro un cuarto de hora y donde el austriaco tuvo que jugar perfecto para poder mantener su servicio y salvar las amenazas de rotura de Nadal. 40 minutos de partido habían pasado para tan solo seis juegos, el partido iba muy duro en el primer set. Tras tres juegos que el sacador resolvió sin problemas Nadal atacó en el décimo juego. El español volvió a romper el saque y se llevó la primera manga tras un pésimo juego al saque de Thiem que cometió cuatro errores consecutivos. Con una rotura en blanco Rafa se llevaba el primer set por 6-4 en 57 minutos de final. 

Rafa superior sobre la pista

Rafa comenzó al igual que en el primer set, manteniendo su servicio sin dificultades y tratando de atacar al resto. El español necesitó cinco bolas de rotura para poder romper por segunda vez consecutiva, Thiem con un nuevo error de revés le entregaba su servicio a Nadal que estaba siendo muy superior sobre la pista. Los errores de revés seguían y el español le sacó mucho provecho para poder consolidar y poner el 3-0 en el marcador. A partir de ahí Dominic volvió a recuperar la confianza pero no era suficiente para poder recuperar la rotura que cedió un par de juegos atrás.

En el séptimo juego el austriaco jugó su mejor tenis y se fabricó una bola de rotura, pero no pudo aprovecharla ya que Rafa logró hacer mucho daño con la dejada (al igual que contra del Potro) y con un passing perfecto de revés la salvó. Dos puntos después Rafa puso el 5-2, los dos estaban jugando al límite pero la clase del español se estaba imponiendo a la del austriaco. Nadal se vio obligado a sacar para ganar esta vez ya que Thiem mantuvo su saque en el octavo juego, pero el español jugó perfecto y a 15 y por 6-3 cerró la segunda manga, quedándose a un set de su undécimo título en París.

Nadal más y mejor

Rafa comenzó con tres bolas de rotura este tercer set pero Thiem con tres grandes saques abiertos y tres grandes derechas logró salvarlas para luego cerrar el juego y ponerse por primera vez por delante. Sin embargo, dos juegos después Nadal iba a ser capaz de romper el saque a un austriaco que cada vez se veía más fuera del partido. Rafa parecía que lo tenía todo ganado cuando con 2-1 y 30-0 se le acalambró la mano, a pesar de ello mantuvo su saque y puso el 3-1. 

Con 4-2 en el marcador la mano del español parecía que estaba mejor y logró dos nuevas bolas de rotura esta vez a la primera con un perfecto resto de revés rompió el saque y a continuación iba a sacar para ganar el partido y su undécima corona. Nadal necesitó cinco bolas de partido para poder cerrar el torneo y ganar por undécima vez Roland Garros. Rafa sigue haciendo historia sobre la tierra batida.