Roger asusta con su contundencia

El suizo Roger Federer le gano en set corridos al francés Adrian Mannarino por los octavos de final de Wimbledon por 6-0, 7-5 y 6-4. Roger sigue contundente con sus juegos de saque y eso le permite poder aprovechar la presión que tienen sus rivales para sostener sus juegos de saque.

Roger asusta con su contundencia
Roger imparable. Imagen: Zimbio

Roger Federer llegaba con todos los record posibles que se pueden esperar en Wimbledon, además con una ventaja sobre su rival de 5-0, pero con la incertidumbre que el francés este es el torneo donde mejor le ha ido.

Roger comenzó presionando muy bien al rival y rápidamente le consiguió quebrar rápidamente, algo aterrador para el francés, ya que a Roger en los que va del torneo en ningún momento había tenido quiebre en su contra y además no había puesto su saque en problemas. Por ello sostiene en cero el juego de saque y confirma el quiebre.

El francés tuvo un comienzo errático, no podía encontrar su tenis y fue así que su majestad le volvió a quebrar y se le escapó 3-0 en el marcador. Mannarino con todos los problemas del mundo habiendo solo ganado un punto desde el comienzo del partido, y Roger jugando estratégicamente al cuerpo y sacando perfecto, en nueve minutos del partido estaba 4-0.

Las cosas cada vez empeoraban aún más para el francés, en ningún momento apoyado en su saque, no lograba hacer imponerse en ninguna de las dos fases del partido y por ello Roger logró un nuevo quiebre para escaparse por completo en el set en tan solo doce minutos.

Pero en sexto juego el zurdo francés logró tener un punto de quiebre que fue completamente desactivado por un tremendo ace al ángulo y tras ello una apertura sobre la izquierda de Mannarino. Por ello el suizo se llevó en quince minutos la primera manga por 6-0.

En la segunda manga parecía que el suplicio del francés continuaba, con un Roger que se adelantó 0-40, ante la pasividad de Mannarino, pero luego Adrián comenzó a mover más las piernas a sostener más los peloteos y fue así que se igualó las acciones y empezó a tener oportunidades de quedarse con su primer juego, que lo logró después de casi la misma cantidad de minutos que duró el primer set.

Desde haber ganado el primer juego el francés, el partido comenzó a no ser una paliza, aunque Mannarino ante la presión quería jugar más fino de lo que juega, y eso lo llevaba a cometer errores, pero también le permitía quedarse otra vez con su juego de saque.

Desde la confianza, el francés empezó a tener más volumen de juego, aunque sus juegos de saque duraban mucho más que los del suizo y a veces caminaba por la cornisa, Adrián seguía sumando volumen de tenis y de actitud.

Con un partido, planchado donde Roger bajó mucho la intensidad y eso llevó a que las cosas se igualen de a poco Mannarino este más seguro con su servicio y gracias a ello salir de esa presión arrolladora del primer set. La cabeza del jugador galo cambió totalmente permitiendo que el suizo no lo complique para nada con las devoluciones.

El francés, en el cinco iguales comenzó a tocarse el aductor, no podía pisar bien y eso lo vio el suizo y pisando el acelerador, le quebró el saque al francés para irse a la silla 6-5 y saque. Y con el servicio un arma que no falló Federer durante lo que viene del torneo, se quedó con la segunda manga por 7-5 y todas las dudas de saber si Mannarino continuaba el partido.

En el tercer parcial, el francés tuvo un comienzo seguro con su saque, parecía que los dolores en el aductor le venían por momento, y Roger continuaba con tremenda efectividad de puntos ganados con su servicio. Esa efectividad hacía mantener despierto al francés ya que al no poder encontrar el punto de quiebre debía sostener su servicio de cualquier manera.

La tranquilidad del francés duró hasta el séptimo juego, donde cometió un par de errores no forzados en el comienzo del game y eso lo llevó a estar 0-30 abajo, pero cuando todo indicaba que era el momento justo para que Roger presione y ataque raramente cometió cuatro errores no forzados y se fueron a la silla con la ventaja para Mannarino de 4-3.

Tras haber resistido el francés, metió magia en los primeros puntos del juego de saque de Federer y con la calidad de su juego, Mannarino dispuso de dos oportunidades de quiebre, pero fueron desactivadas por el Maestro con dos buenos servicios. Luego de salvar el saque, errores no forzados nuevamente del francés volvieron a poner en funcionamiento a la máquina de ganar partidos en el césped y Roger quebró en el noveno juego para irse a la silla 5-4 y saque, ya casi pidiendo los boletos para los cuartos de final.

Y con autoridad, sin darle posibilidades a su rival, se quedó con el juego de saque en cero. Un partido que fue muy dispar en sus momentos, en el primero Roger lo ganó con suma contundencia, en el segundo Mannarino tuvo más oportunidades y en el tercero el suizo apretó en el momento justo. Ahora Roger espera el ganador del sudafricano Anderson y la magia del francés Monfils. Federer sigue sin perder su saque y eso hace que sus rivales deban jugar con muchísima presión para sostener sus servicios.