Novak Djokovic sigue venciendo y convenciendo

Nueva victoria del serbio ante el ruso Khachanov, Djokovic volvió a lograr una victoria en sets corridos y por consecuencia vuelve a los cuartos de final en Wimbledon. Lo próximo para él en la ronda de los ocho mejores será Kei Nishikori.

Karen Khachanov
0 3
Novak Djokovic

Novak Djokovic derrotó a Karen Khachanov en la cuarta ronda de Wimbledon y logró el pase a los cuartos de final. El serbio con una victoria en sets corridos por 6-4, 6-2 y 6-2 se metió entre los ocho mejores y logró defender el resultado logrado el año pasado. Novak fue de menos a más y se aprovechó de un Khachanov muy fallón que cometió muchos errores en los momentos clave.

Poca regularidad al servicio 

Los dos primeros juegos del partido fueron en contra del servicio, el ruso logró romper en el juego inicial a pesar de que el serbio se colocara 30-0 arriba, Khachanov gracias a dos passings perfectos de revés golpeó primero. Sin embargo, Djokovic no iba a tardar en contragolpear, jugó un juego perfecto y logró romper el servicio en blanco, igualando a uno el primer set. El saque continuaba sin estabilizarse y esta vez iba a ser el serbio el que iba a lograr la rotura, lo hizo en el sexto juego pero al igual que su rival fue incapaz de consolidar. Khachanov logró recuperar el saque perdido tras un mal juego de Novak donde no paró de fallar, sin duda el peor juego al servicio de Djokovic en todo el torneo.

El punto de inflexión llegó en el décimo juego, Djokovic comenzó muy bien y gracias a los errores de Karen logró dos bolas de rotura y de set. El ruso parecía muy nervioso en ese momento y de nuevo los nervios le iban a pasar factura ya que con un nuevo error de derecha le entregó la primera manga al serbio. Un primer set lleno de errores por parte del ruso y muy irregular por parte de Djokovic aunque finalmente fue él quién golpeó y se adelantó en el marcador. 6-4 para Novak en un set con cinco roturas y que duró un poco más de media hora.

El talento del serbio marca la diferencia

Djokovic comenzó igual de bien que acabó la primera manga, el serbio ganó tres juegos de forma consecutiva una vez más gracias a los errores del ruso que estaba totalmente fuera del partido. Novak abrió hueco con el 3-0 y siguió gustándose sobre la pista aunque Khachanov comenzó a reaccionar cortó su mala racha de cinco juegos consecutivos perdidos poniendo el 1-3. Novak dos juegos más tarde logró darle la vuelta a un 0-30 con un gran y valiente tenis, buscando y encontrando las líneas. Djokovic cerró la segunda manga de nuevo al resto y lo hizo con uno de sus mejores puntos del partido, pasando de defender a atacar y acabando con un precioso golpe ganador de derecha. 6-2 para un Novak que se colocaba dos sets arriba y muy cerca de los cuartos de final.

El inicio del tercer set fue algo más igualado ya que el ruso que veía todo perdido comenzó a arriesgar y le salió bien. Sin embargo, ese juego agresivo le iba a pasar factura en el sexto juego donde Djokovic logró la rotura tras tres errores consecutivos suyos. El serbio comenzó a motivarse sacando el puño por primera vez en el partido y se sentó con 5-2 en el marcador, a tan solo un juego del pase a los cuartos de final. Una vez más Novak no quiso esperar al turno de saque para cerrar el partido y al resto y con su séptima rotura del partido se llevó el choque.

Djokovic ya ha conseguido defender con éxito los cuartos de final cosechados el año pasado y a partir de aquí hasta el Open de Australia su casillero de puntos solo va a aumentar. El serbio el año pasado jugó su último partido en Wimbledon en los cuartos de final debido a una lesión en el codo y por consecuencia no logró puntos en el resto de torneos. Es decir, a partir de ahora Novak solo va a poder escalar en la clasificación, él ya ha cumplido su objetivo de mantener el máximo número de puntos posibles y en los próximos torneos su cantidad de puntos comenzará a aumentar y nunca a disminuir. Lo próximo para Novak será Kei Nishikori, el japonés se deshizo con mas problemas de lo normal de Ernests Gulbis pero logró meterse entre los ocho mejores.