Kerber y Goerges hacen historia en Wimbledon
Kerber y Goerges representando a Alemania en la Fed Cup. Foto: ZImbio.com

Kerber y Goerges hacen historia en Wimbledon

El pase a la semifinal de Kerber y Goerges hace que sea la primera vez en 87 años de la Era Abierta en la que dos alemanas alcanzan la semifinal en Wimbledon.

iprisc
Priscilla Sánchez Conejo

El tenis alemán está de fiesta. La tarde de este martes fue testigo de un evento sin antecedente alguno en Wimbledon. Angelique Kerber, ganadora del Australian Open y del US Open en 2016 triunfaba después de un espectáculo tenístico con la artista de la raqueta Daria Kasatkina, la rusa que pinta trayectos de la pelota como Picasso con su pincel, en un partido donde el último juego fue de infarto, con diez minutos, siete pelotas de partido (match points). 

Kerber ha sido la estrella del Tenis alemán desde hace tiempo. En algún momento, Andrea Petkovic, su compañera en la Fed Cup dijo: “Angie –como la llaman sus más cercanos– entendió lo difícil que era para nosotras vencerla, y después de ahí solo tuvo que tomar confianza”. Kerber fue a su consejera, y su ídolo de la infancia Steffi Graf a finales del 2015, antes de la final del Australia Open, quien le ayudó a tener la mentalidad que campeona, que necesitaba.

Pero ¿quién es Julia Goerges? Las personas que la conocen la describen como una persona con un corazón de oro. Una de ellas, Kiki Bertens, a quien derrotó para alcanzar la semifinal. Bertens en su conferencia de prensa relataba como Goerges, se le acercó pidiéndole perdón al derrotarla. “Lo siento, realmente lo siento”.  “No hay nada porque sentirse mal, sigue adelante, tú puedes alcanzarlo”. El abrazo en la red vivirá por siempre, como una muestra de clase.

Es difícil brillar al lado de una estrella como Kerber. En especial, si se mira exactamente hace doce meses. Goerges estaba en la posición 45 del escalafón mundial. Sin embargo, desde entonces Goerges cambió su equipo, su entrenador y empezó a trabajar muy duro. El 2017 le vio llegar a la final de Bucharest y Washington y además ganar tres títulos consecutivos: Moscú, Zhuhai y Auckland, para darle una racha ganadora de catorce partidos invicta.

Goerges nunca había alcanzado más allá de cuarta ronda en los Grand Slams. Wimbledon, el peor de todos con cinco derrotas en primera ronda. Goerges es la hermosa sorpresa de esta semifinal. La alemana de 1.80 metros con uno de los mejores servicios del tour, deja muy claro algo que su compañera de Fed Cup Kerber ha siempre predicado: El trabajo duro siempre gana, el trabajo duro siempre premia y trae victorias.

Goerges, por cierto, fue la única en obtener una victoria en la serie por el pase a la final de Alemania contra la República Checa en la Fed Cup. Goerges, alcanza su primera semifinal y con esto hace historia. La última vez que dos alemanas estuvieron en una semifinal de Grand Slam, fue en 1993, cuando la estrella Steffi Grafi y Anke Huber estuvieron en las semifinales de Roland Garros. Es decir, 25 años tuvieron que pasar para repetir esa hazaña.

No obstante, es la primera vez en 87 años en que dos alemanas están en la semifinal del All England Club (Wimbledon), la primera vez en la Era Abierta. El Tenis alemán puede sentirse orgulloso, de sus jugadoras. El legado de Steffi Graf está a salvo y bien representado. No es casualidad, el talento del Tenis alemán sigue vigente, y tal vez, solo tal vez pueda haber una final alemana en Wimbledon, sí como aquella final italiana del US Open en el 2015.

Kerber es y siempre será una estrella del Tenis alemán, dejando el corazón en cada pelota, en cada despliegue como un rayo. Pero hoy, el Tenis reconoce a la hermosa sorpresa que Wimbledon exhibe en sus libros de historia, Julia Goerges, y le da la bienvenida a las grandes ligas. El trabajo duro premia a los que se esfuerzan y nunca descansan. Cualquiera que sea el resultado el jueves, Kerber y Goerges estarán ya en los libros de historia del Tenis por siempre.

VAVEL Logo