Tsitsipas no tiene límites
Tsitsipas no da respiro a los top ten. Imagen: Zimbio

Tsitsipas no tiene límites

El griego Stefanos Tsitsipas le ganó por 6-7 (4), 6-4 y 7-6 (7) al sudafricano Kevin Anderson, por las semifinales del Master 1000 de Toronto, Canadá. Tsitsipas además de entrar al grupo selecto del top 20 del mundo, jugará la final ante el ganador del español Rafael Nadal y el ruso Kevin Khachanov.

rodrigodesmedt
Rodrigo Desmedt

Cuando los planetas se alinean, cuando dos generaciones se enfrentan en el circuito y nos llevan a un partido que mantiene atrapado al público desde el primer minuto hasta el último, nos entrega un partido de esta envergadura.

Porque desde el primer punto, los dos jugadores desplegaron su juego, el del sudafricano que no solo entrega un tremendo servicio, sino que además utiliza toda la longitud de su cuerpo para llegar a todas las pelotas y que además posee pólvora en sus golpes. Por el otro lado el griego, con toda la vehemencia de su juventud, a la que le aporta un tenis muy fluido, con golpes bien marcados, pegando bien adelante, de abajo hacia arriba, con un revés a una mano que le da cierta ventaja, llegando bien parado, para dominar con ese golpe.

Todo este volumen de juego de los dos jugadores, los llevó a sostener bien sus juegos de saque durante el primer set, donde ninguno de los dos logró ejercer presión sobre el servicio de su rival.

Al no tener problemas para sostener sus saques ninguno de los dos por lo tanto, generó con las devoluciones de saque encontró el camino de conseguir un buen golpe que ponga en situación de quiebre a su rival y por ello viajaron ambos a la muerte súbita.

En el terreno donde mejor se siente el sudafricano, fue Tsitsipas quien estuvo más al límite de ceder su servicio, por ello Anderson aprovechó de sus oportunidades, y con dos miniquiebres en el ocaso de tie break se quedó con el primer parcial.

Se regenera Tsitsipas

Toda la frescura del jugador europeo se demostró en el segundo set, ya que luego de haber perdido el primero no se amedrentó, soltó más el brazo y atacó sobre el segundo saque de un Kevin Anderson que no estuvo con su máxima eficiencia con el primer saque y eso generó que el griego se desplegara todo su volumen de tenis, con su gran revés y fue así que logró rápidamente el quiebre en el tercer juego de segundo parcial.

Desde el quiebre el griego ya se soltó completamente fue más agresivo, despilfarrado y fue así que se quedó con el segundo parcial, tras haber tenido un momento de zozobra en el octavo juego cuanto el sudafricano tuvo dos puntos de quiebre.

El tercero fue una lucha de clases de juego, porque ambos estuvieron a la altura de la situación. Ya que Tsitsipas con muy buenas sensaciones en sus golpes, sobre todo por el lado del revés, intentó cuando tuvo la posibilidad de mover por todo el fondo de la cancha al sudafricano, evitando que por momentos Anderson pegue bien parado y fue así que aunque tuvo que sufrir en el sexto juego del tercer parcial, llegó mejor perfilado al tie break del tercero.

En la muerte súbita, se elevó a su máxima expresión la emoción del partido, ambos cometieron errores y ambos arriesgaron. Por ello se sucedieron los miniquiebres siendo el primer beneficiado Tsitsipas quien tuvo doble punto de partido, pero lo desaprovecho con una doble falta para luego cederle la oportunidad de quedarse con el set al sudafricano.

Pero Tsitsipas estaba muy bien de cabeza, no se derrumbó sostuvo su saque, tomando el riesgo con un revés cruzado para destruir el punto de partido de Anderson y desde ahí fue todo para el griego y se quedó con el partido.

Tremenda la emoción que manifestó el griego tras haber llegado a su primera final en un Master 1000, y gracias a este triunfo entrar entre los primeros veinte del mundo. Tsitsipas va a ser un gran problema para todos los top ten, ya que con el triunfo de hoy es el al tercer top ten en la temporada que le gana, igualando con sus 19 años a Milos Raonic.

Ahora espera por el ganador de la otra semifinal que la juegan Rafa Nadal y de Kevin Khachanov, dos rivales que seguramente lo volverán a poner en situación de riesgo, pero este griego no tiene límites.

VAVEL Logo