El camino de Petra Kvitova en el Open de Australia: contundencia en estado puro
Petra Kvitova sonríe tras vencer en su semifinal de ayer ante Danielle Collins. Foto: zimbio.com

El camino de Petra Kvitova en el Open de Australia: contundencia en estado puro

La checa se planta en su tercera final de Grand Slam con sensaciones inmejorables, por la vía rápida y habiendo cedido sólo 28 juegos en sus seis encuentros anteriores. 

manugarci
Manuel García

Hace casi dos años, en diciembre de 2016, un desalmado irrumpía en el domicilio de Petra Kvitova en la República Checa poniendo en jaque su vida y su carrera deportiva. Su mano izquierda, la buena, con la que se ganaba la vida, quedó casi destrozada merced a las continuas puñaladas que recibió por parte del susodicho aquel fatídico día. Lejos de rendirse, la tenista de Bilovec trabajó más duro que nunca para volver a la élite y no permitir que aquello le destrozara su sueño de seguir disfrutando de lo que más le gusta: jugar al tenis. Hoy, más de dos años después, Petra puede gritar a los cuatro vientos que lo ha conseguido. Cinco años después, volverá a disputar una final de Grand Slam, la primera en el Open de Australia, y con la sensación de que nada puede interponerse en su camino. 

Los números de Kvitova son excepcionales: Una media de 78% de primeros saques ganados, 26 golpes ganadores y cuatro roturas de servicio por encuentro y sólo cuatro 'breaks' concedidos en seis partidos

Porque cuando esta jugadora está inspirada y llena de confianza, siempre ha demostrado que puede conseguir lo que se proponga. Así lo hizo en los dos Wimbledon que tiene en su haber, 2011 y 2014, y en 26 de sus 33 finales en el circuito, las últimas ocho de ellas de manera consecutiva. La rumana Mónica Niculescu tiene el privilegio de ser la última jugadora en doblegar a la checa en una final. Lo hizo en el torneo de Luxemburgo en octubre de 2016, mira si no ha llovido desde aquello. Ateniéndonos a este Open de Australia en concreto, el camino de Kvitova hacia la final de mañana sábado se resume en una sola palabra: contundencia. 

Magdalena Rybarikova, Irina-Camelia Begu, Belinda Bencic, Amanda Anisimova, Ashleigh Barty y ayer, Danielle Collins. Todas ellas han claudicado ante la checa y además, sin inquietar lo más mínimo a una tenista lanzada hacia su primer título en Melbourne. Sólo ha cedido 28 juegos, a una media de 4.66 por partido y el total de tiempo en pista ha sido de siete horas y tres minutos, siendo su enfrentamiento con Collins en el día de ayer el más largo con una hora y 34 minutos. Precisamente, la estadounidense ha sido la única que ha tenido alguna posibilidad de robarle una manga. Durante el primer set, Kvitova se vio obligada a llegar al 'tie-break' y previamente remontar un 3-2 para conseguir apuntarse ese set, lo cual nos habla de que la checa también está preparada para afrontar situaciones complicadas si el partido se presta a ello. 

Mañana, y además con el número uno del mundo en juego, una de las pocas cosas que le quedan por alcanzar a Kvitova, se medirá a otra campeona que, al igual que ella, da lo mejor de sí en los momentos cumbre: Naomi Osaka. Pero lo que podemos decir es que, más allá del resultado final del torneo, Petra Kvitova está de vuelta, disfrutando más que nunca en una pista de tenis y eso es una gran noticia para los amantes de este deporte. 

 

VAVEL Logo