La consistencia de Barty hunde a Kontaveit
Ashleigh Barty durante su partido de hoy ante Kontaveit en Miami. Foto: gettyimages.es

La consistencia de Barty hunde a Kontaveit

La australiana disputará su primera final de un Premier Mandatory, en este caso el de Miami, tras una clara victoria en la primera semifinal ante la estonia Anett Kontaveit por un doble 6-3 en un encuentro suspendido varias veces por la lluvia. La jugadora de Ipswich, que el lunes aparecerá como número nueve del mundo, se medirá en la final a la ganadora del Karolina Pliskova-Simona Halep. 

manugarci
Manuel García

La australiana Ashleigh Barty estrenó su condición de nueva top10 (será la número nueve a partir del próximo lunes) convirtiéndose en la primera finalista del WTA Premier Mandatory de Miami, tras otra sobresaliente actuación en Florida, esta vez ante la estonia Anett Kontaveit, número 19 del ránking mundial, a la que doblegó por un doble 6-3 en una hora y tres cuartos de partido. La mayor consistencia y variedad de recursos, entre ellos su maravilloso revés cortado, permitieron a Barty domar a una Kontaveit que mostró su peor cara en un choque también marcado por constantes interrupciones por la lluvia. 

33 errores no forzados para Kontaveit. 14 menos cometió Barty, que además se llevó el 83% de puntos con su primer servicio

La primera de ellas tuvo lugar en el tercer juego del primer set y cuando Kontaveit servía para situarse 3-0 en el marcador. La estonia había roto el saque de su rival a la primera pero la lluvia obligó a suspender el encuentro durante casi dos horas y media. Tras la primera reanudación, Barty salió más enchufada y recuperó de inmediato el 'break' pero apenas cinco minutos después de reiniciarse el partido volvieron a aparecer gotas sobre la pista central del Hard Rock Stadium. Por fin y tras otra hora y media más de retraso, la lluvia dio una tregua, pero Barty no. 

La australiana demostró el por qué es una de las jugadoras más incómodas del circuito debido a su gran variedad de recursos. Una constancia y regularidad que acabaron por desesperar a Kontaveit, que cedió dos veces más su servicio para acabar perdiendo el primer set por 6-3 y con 19 errores no forzados en su cuenta particular. La estonia es así, una jugadora de todo o nada, por lo que estos altos y bajos suelen ser habituales en la mayoría de sus partidos. En el comienzo del segundo set, la 21ª favorita del cuadro disfrutó de su mejor momento, recuperando momentáneamente la inspiración para colocarse con 3-1 arriba. Pero su inconsistencia volvió a aparecer para sucederle lo mismo que en el primer set. Mientras Kontaveit era una auténtica montaña rusa, Barty se mantenía estable en su juego. 

Sin alardes, pero sabiendo manejar perfectamente los tempos del encuentro, la oceánica remontó del 3-1 al 6-3 para instalarse en su primera final en un Premier Mandatory. Esta será la más prestigiosa que vaya a jugar hasta el momento en su carrera, pero no la primera del año, puesto que ya jugó y perdió la de Sidney a principios de enero frente a la checa Petra Kvitova, jugadora a la que venció en la ronda anterior a la de hoy. La tenista de 22 años luchará por estrenar su palmarés de 2019 y por su cuarto título en el circuito ante la ganadora de la semifinal estrella, la que protagonizarán, si la lluvia lo permite, la checa Karolina Pliskova frente a la rumana Simona Halep, números siete y tres del mundo, respectivamente. Hay que recordar que si Halep vence hoy, accederá por tercera vez en su carrera al número uno del mundo, hasta ahora en poder de la japonesa Naomi Osaka

VAVEL Logo