Keys resurge y se corona en Charleston
Keys celebra un punto durante un torneo WTA este año. Foto: gettyimages.es

Keys resurge y se corona en Charleston

La tenista norteamericana completó su mejor semana en lo que va de año para hacerse con el título en el WTA Premier de Charleston, sobre tierra batida, derrotando en la final a la danesa Caroline Wozniacki, quinta favorita, por 7-6 y 6-3 en una hora y 46 minutos de juego. Cuarto entorchado para Madison Keys como profesional, el primero del año y también sobre arcilla. 

manugarci
Manuel García

Tras lograr solamente cuatro victorias y otras tantas derrotas en los primeros tres meses de temporada, Madison Keys está de vuelta. La tenista estadounidense mostró nuevamente su mejor versión en casa, concretamente, en el WTA Premier de Charleston, dotado con 823.000 dólares en premios y disputado en la ya tradicional tierra batida grisácea norteamericana. En una semana excelente, Keys conquistó su primer título en este 2019 y el primero tras 20 meses de sequía al doblegar en la final a la exnúmero uno del mundo, la danesa Caroline Wozniacki, por 7-6 y 6-3 en una hora y tres cuartos de duración. Además, la estadounidense logró su primera victoria frente a Wozniacki, contra la que había cedido por la vía rápida en sus dos anteriores choques. 

Ligeramente superior Keys al servicio: 76% de puntos ganados con primero y un 45% con segundo, frente al 62% y 39% de Wozniacki

Para ello, Keys lo tuvo muy claro desde el inicio: jugar al todo o nada. Así es como entiende este juego la estadounidense, de ahí, también, su constante irregularidad. Wozniacki trataba de cocinar el partido a fuego lento pero la agresividad en los tiros de Keys se lo impedía. El primer set fue una montaña rusa constante, adelantándose primero la tenista local (2-1) para después responder Wozniacki empatando a tres juegos y llegando a tener otras dos bolas de 'break' para ponerse por delante. Los altibajos llegaron hasta el 'tie-break', donde finalmente y tras una hora de juego, Keys logró imponerse por un ajustado 7-5. Wozniacki comenzó 2-0 arriba, pero su rival reaccionó para colocarse 6-3 y dos saques para cerrar. La danesa salvó esos dos envites pero en el tercero y al resto, Keys se jugó un revés paralelo ganador para terminar con la batalla. 

Las estadísticas del primer mostraban bien a las claras quién dominaba el partido: 25 golpes ganadores y 24 errores no forzados para Keys por seis y ocho, respectivamente, para Wozniacki. La de Odense lo intentaba por todos los medios, pero su debilidad al servicio era patente. Ya tuvo que salvar dos 'break points' en el juego inicial del segundo, pero se veía que el encuentro tenía fecha de caducidad. Tras desperdiciar varias opciones, finalmente llegó la rotura decisiva para Keys, y del modo más doloroso para Wozniacki, con una derecha de la estadounidense que tocó la cinta y cayó muerta del lado de la danesa. 

Ya no había ninguna opción para Wozniacki, que sólo podía confiar en un cortocircuito, que nunca llegó, de Madison Keys, que sentenció la final con su servicio aprovechando su primera bola de partido para finiquitar en la red con una volea ganadora. Es el primer título para la de Rock Island en la presente temporada, el primero también en una superficie, la arcilla, donde ya se la empieza a tener muy en cuenta. No hay que olvidar que ya llegó a las semifinales en la última edición de Roland Garros. En total, son ya cuatro los títulos que ostenta la actual número 18 del mundo en su palmarés, que no ganaba uno desde Stanford 2017. Para Wozniacki y pese a la derrota final, también ha sido la mejor semana de la temporada. Esperemos que esa artritis reumatoide le dé un respiro y podamos ver con más asiduidad la mejor versión de la campeona del Open de Australia 2018

VAVEL Logo
CHAT