Análisis cuadro WTA Wimbledon: la batalla por el trono británico, más dura que nunca
Ashleigh Barty durante un entrenamiento previo al inicio de Wimbledon. Foto: gettyimages.es

Análisis cuadro WTA Wimbledon: la batalla por el trono británico, más dura que nunca

El sorteo del cuadro femenino de Wimbledon, realizado el viernes en la capital británica, ha dejado dos partes claramente diferenciadas. Una parte alta con muchos gallos (Barty, Kerber, Serena, Muguruza, Bertens o Kvitova), entre otras, y otra inferior en la que Karolina Pliskova aparece como gran favorita para llegar a la gran final, con permiso de Simona Halep o Naomi Osaka. 

manugarci
Manuel García

Tras el sorteo efectuado en la mañana del viernes en la capital británica, el cuadro femenino individual de Wimbledon 2019 se presenta más apasionante que nunca, si eso es posible dada la imprevisibilidad de un circuito como el de la WTA, donde los pronósticos casi nunca suelen cumplirse. Pero en esta ocasión sí que parece haber motivos de sobra para creer en que las supuestas grandes favoritas no se van a dejar sorprender y que pelearán al máximo entre todas para llevarse el trofeo de campeona del torneo más prestigioso del mundo. 

Una parte alta con muchos gallos en el corral

Cuesta mucho recordar una parte alta de un cuadro de Grand Slam con tantas favoritas para hacerse con un puesto en la final como la que se presenta este año en Wimbledon. La flamante nueva número uno del mundo, Ashleigh Barty, tendrá una auténtica prueba de fuego en el que será su primer torneo al frente de la clasificación mundial. Tras un inicio considerado aparentemente sencillo ante la china Saisai Zheng, 43 del mundo, y que nunca ha superado la segunda ronda en ningún Grand Slam, el camino de la australiana hacia un soñado doblete Roland Garros-Wimbledon, se encuentra lleno de minas. En una hipotética tercera ronda, esperaría la española Garbiñe Muguruza (26), cuya primera rival sobre el verde del All England Club, será la zurda brasileña Beatriz Haddad Maia.

Más adelante, sería el turno de la suiza Belinda Bencic (13), la cual está realizando una más que sobresaliente temporada, y de Angelique Kerber (6), o Serena Williams (11), vigentes campeona y subcampeona del año pasado, respectivamente. Todo eso para tratar de llegar a semifinales. Pero es que en el otro cuadrante restante, aparecen Kiki Bertens (4), y Petra Kvitova (6), que, teóricamente, se medirían por ese otro puesto de semifinales. Hay que recordar que, en el caso de Kvitova, dos veces ganadora en el mismo escenario en 2011 y 2014, su presencia todavía no está asegurada al 100% debido a la lesión que arrastra en su antebrazo izquierdo que ya le obligó a bajarse del último Roland Garros. Pero no sólo son estas dos jugadoras a las que hay que temer por esta llave del cuadro. También habrá que prestar especial atención a Sloane Stephens (9), y, sobre todo, a Johanna Konta (19). La británica juega en casa y ya alcanzó las semis hace dos años. Sin presión de tener que defender puntos (cayó en segunda ronda en la pasada edición), y con el público totalmente volcado a su favor, Konta podría ser una de las tapadas del torneo.

En total, hasta nueve campeonas de Grand Slam (Barty, Kuznetsova, Muguruza, Serena Williams, Stosur, Sharapova, Kerber, Stephens y Kvitova), se dan cita en esta parte superior del cuadro, una de las más duras de los últimos tiempos. Teóricos cuartos de final parte alta: Barty-Kerber y Bertens-Kvitova.

Pliskova quiere poner fin a su maldición en Londres

Algo más sencilla se presenta la parte opuesta del cuadro, con los nombres propios de Naomi Osaka (2), Karolina Pliskova (3), y Simona Halep (7). Dentro de esa terna de aspirantes, la que parece llegar mejor es, sin duda, la checa, que en esta superficie siempre tiene que estar entre las favoritas debido a su gran servicio y sus golpes planos. El problema para ella es que Wimbledon, por raro que pueda parecer, nunca se le ha dado especialmente bien. El año pasado fue el único en el que logró avanzar hacia la segunda semana, si bien sólo pudo llegar a octavos de final. Ese es su mejor resultado en este 'grande', algo que querrá mejorar en esta edición. Desde luego, su cuadro parece ideal para ello, puesto que en su mismo lado se encuentra la que, en estos momentos, parece la peor top10 del momento, en cuanto a estado de forma, que es la ucraniana Elina Svitolina (8).

Aparte del de Muguruza, el resto de cruces con representantes españolas son: Carla Suárez-Stosur, Paula Badosa-Varvara Flink y Sara Sorribes-Caroline Wozniacki

Ésta sería su hipotética rival en los cuartos de final, aunque, dada la gran debilidad que ha mostrado Svitolina en los últimos torneos, parece poco probable que su aventura llegue lejos en este Wimbledon. Otras jugadoras en la ruta de Pliskova hacia la final, son la griega María Sakkari (31), la croata Petra Martic (24), que ya la derrotó en París, la letona Anastasija Sevastova (12), o la finalista de Roland Garros, su compatriota Marketa Vondrousova (16). En cuanto a la última llave, Halep y Osaka tienen, en un principio, las de ganar. Ambas no se sienten especialmente cómodas sobre hierba, y tienen varios obstáculos a superar nada fáciles. Jugadoras como Madison Keys (17), Venus Williams, Aryna Sabalenka (10), Caroline Wozniacki (14) o Sofía Kenin (27), podrían impedir que se diera ese hipotético cuarto de final entre ellas. Halep comenzará ante la bielorrusa Sasnovich, que ya se cargó a Kvitova el año pasado en su debut, mientras que Osaka volverá a medirse a la kazaja Putintseva, la misma que la derrotó la semana pasada en Birmingham. Por lo tanto, mucho ojo tendrán que mostrar ambas desde el primer partido. Nadie está libre de un susto y menos en la WTA, donde pueden darse de bruces contra cualquier tenista.

Teóricos cuartos de final parte baja: Svitolina-Pliskova y Halep-Osaka.

Cuadro femenino completo Wimbledon 2019:

VAVEL Logo