Tsitsipas se corona como maestro en una igualada final 
Stefanos Tsitsipas con el título | Foto: Julian Finney/Getty Images

Stefanos Tsitsipas sigue demostrando el gran potencial y el gran futuro que tiene.  Hace tan solo un año se convirtió en el mejor de la Next Gen, y ahora es Maestro. Aún así tuvo que remontar ante un gran Thiem que mantuvo altibajos durante todo el partido, y eso, junto a un esplendido Tsitsipas, le impidió alzarse con el título. El O2 de Londres vivió una gran final con mucha igualdad y que se resolvió por 6-7/6-2/7-6 para el griego.

Tsitsipas acaba por todo lo alto el año de su confirmación

Ambos llegaban al partido con tan solo una derrota durante la fase de grupos, pero durante todo el torneo se posicionan como los más solidos. Siendo así, se dejaba claro que la igualdad iba a predominar. Así fue durante el primer set. Cada uno ganaba su saque. Solo hubo 5 bolas de rotura en el set, 3 para Tsitsipas y 2 para Thiem. El set se encaminó al tie break. Allí el austriaco tomó algo de ventaja al conseguir un mini break al principio del desempate. El griego igualó, pero Thiem fue más determinante en los puntos decisivo y se hizo con el set.

Esa decisión del austriaco desapareció al principio del segundo set. Un exceso de confianza tras ganar la primera manga, o un gran espíritu luchador de Tsitisipas hizo al griego colocarse 4-0 rápidamente y sin apenas oposición. Con esa ventaja de dos roturas y siendo impecable en su servicio, el griego cerró el set 6-2 en 26 minutos.

Tras el bajón de intensidad Thiem fue recuperando el nivel mostrando durante el primer set y durante todo el torneo. Tuvo que frente a una rotura en el tercer juego. Esta ventaja para Tsitsipas podría indicar que estaba todo ya vendido. Pero los grandes jugadores nunca se dan por vencidos en las grandes ocasiones, y Thiem es uno de ellos. EL austriaco logró devolverle el  break a igualar el set que volvió a desembocar en un tie break. Esta vez fue Tsitsipas el que tomó la ventaja, se puso 4-1. Thiem igualó a 4. Pero el heleno logró una rotura que le dejaba todo de cara. Tenía un 5-4 y dos saques para cerrar el partido. Tsitsipas no falló y se coronó como Maestro.

Un gran título para el griego que pone fin a su gran temporada. Durante 2019 ha dado el paso adelante que se le requería debido a su potencial y ya se sitúa con a los mejores. Los títulos en Marsella, Estoril, y ahora las ATP Finals, sumado a las finales en Dubái, Madrid y Pekín (ante el propio Thiem), dejan patente que Tsitipas ya es presente en el tenis masculino.

A pesar de su derrota hoy, Thiem también a firmado una gran temporada. Ha dejado claro que no solo es un jugador de tierra. 5 títulos, tres en pista dura (el Masters 1000 de Miami, Pekín y Viena) y dos en tierra batida (Barcelona y Kirtbuzel), más la final en Roland Garros hacen del austriaco un jugador ya asentado en la élite.

VAVEL Logo