La eternidad de la espera
Edición 2019 de Wimbledon | Foto: Getty Images

El Coronavirus ha paralizado el mundo. El deporte tampoco se ha librado, y el tenis, menos. Desde el principio se tomaron posición precavidas. A primeros de marzo, ya se canceló Indian Wells, luego fue Miami. Más tarde la gira de tierra batida preparatoria a Roland Garros también se canceló. El propio Grand Slam francés se ha retrasado, no sin polémica, a otoño. Y ahora mismo, la gira de hierba, Wimbledon incluido, también ha sido cancelado.

No se sabe muy bien qué fecha marcará el final de esta cuarentena. En duda ya están la gira de pista dura previa al US Open. El calendario a día de hoy está hecho un caos. El cambio de fecha de Roland Garros también lo ha descuadrado todo. Lo que parece claro es que los demás torneos cancelados no se disputarán en 2020. Los propios torneos ya están vendiendo entradas de cara a 2021. Las fechas más optimistas dictan que en mayo la cuarentena habrá acabado. Otra cosa será cuando podrá volver a ver eventos multitudinarios. Por tanto, hablar de fechas a estas alturas puede ser papel mojado en solo unos días.

Lo importante, no es que se disputen torneos o no. Lo importante la salud. Que esta situación pase lo antes posible y en las mejores condiciones. Pese a ello, ya va un mes sin tenis. A estas alturas ya se deberían haber disputado los primeros Masters 1000 y WTA Premier Mandantory. Y esta semana deberían haber empezado los primeros torneos de tierra batida. Los aficionados esperan ya que vuelva la acción. Siempre quedará ver partidos históricos para quitar ese gusanillo que deja este paron obligado.

Tampoco son buenos tiempos para quien disfrutan con la práctica del tenis. La reclusión obliga a no salir, y a darle a la cabeza para ingeniársela para darle unos pocos raquetazos. Como hizo Djokovic con su hermano. Colocando los muebles de salón como red, y usando sartenes como raquetas. Toma imaginación es poca en esta época. Cuando todo esto pase se volverá a salir y volveremos a disfrutar de lo que nos gusta.

VAVEL Logo