El futuro del tenis femenino ya es una realidad
Naomi Osaka, Sofia Kenin, Bianca Andreescu y Belinda Bencic | Foto: WTA

El circuito femenino de tenis siempre es descrito con una palabra, la igualdad. Las a priori favoritas para alzarse con cada torneo, muy a menudo se ven sorprendidas por diferentes jugadoras. Y esto cada vez con más frecuencia hace que las jugadoras más jóvenes tengan su oportunidad para ganar incluso Grand Slams. En este artículo nos centramos en cuatro, todas ellas nacidas entre 1997 y el 2000.

Naomi Osaka | Foto: WTA
Naomi Osaka | Foto: WTA

Comencemos con la única de las cuatro que ha llegado a ser número 1 del mundo, Naomi Osaka. La japonesa despuntó en 2018. Dio la sorpresa al alzarse con el título en Indian Wells, ante una jugadora también de su edad, Daria Kasatkina.  Esto solo fue la carta de presentación de Osaka. También tuvo algunos altibajos hasta su confirmación en el US Open. En ese momento se convirtió en la jugadora más joven en ganar un Grand Slam. La buena racha de juego también le hizo ganar el primer torneo grande de la siguiente temporada: el Open de Australia. Además, con la victoria de su segundo Grand Slam también alcanzó el liderato del ranking mundial. Después de eso, y tras cortar con su entrenador Sacha Bajin, la japonesa vive una época de transición. Pero sigue bastante estable dentro del circuito.

Sofia Kenin | Foto: WTA
Sofia Kenin | Foto: WTA

Pasamos ahora a la más reciente, Sofia Kenin. La estadounidense cuajó un 2019 en el que comenzaba a destellar. Ganó 3 torneos en Hobart, Mallorca y Guangzhou. Esta comenzaba a lograr una regularidad en sus resultados, pero fue en este enero cuando se consagró. Consiguió, tras un espectacular torneo, su primer Grand Slam en Australia, venciendo en la final a Garbiñe Muguruza. Tras esto, continúa asentada de pleno en el top 10. De hecho, antes del parón estaba en el cuarto lugar.

Bianca Andreescu | Foto: WTA
Bianca Andreescu | Foto: WTA

La siguiente será una de las candidatas a dominar el futuro en un tiempo no muy lejano. También es la joven de las analizadas. La canadiense Bianca Andreescu jugó pocos torneos en 2019 debido mayormente a continuas lesiones. Aún así, levantó los trofeos de Indian Wells, Toronto y del US Open, convirtiéndose en la primera jugadora nacida en la década de los 2000 y la primera canadiense en lograr ganar un Grand Slam. A sus 19 años, Andreescu es una de las mayores promesas del tenis femenino que ya se asienta en el puesto número 4 del ranking.

Belinda Bencic | Foto: WTA
Belinda Bencic | Foto: WTA

Por último, hablaremos de la única de las cuatro que aún no ha alzado un Grand Slam. La suiza Belinda Bencic, que alcanzó muy rápido, con apenas 18 años, grandes resultados en 2015. Venció en la final de Toronto a una Simona Halep que ya peleaba por el número 1, pero para la suiza las lesiones lastraron mucho esas ascensiones que prometían ser meteóricas. No fue hasta el pasado año cuando logró regresar al top 10. Un lugar en donde no estaba desde 2016. A parte de ahí, ha cuajado buenos resultados como las semifinales en el US Open o las WTA Finals. En estos primeros compases del 2020 logró su mejor ranking en el puesto número 4 semanas antes de la suspensión.

 

La NextGen femenina ha logrado mejores resultados hasta la fecha que la masculina. Quizá esto sea porque sea un circuito más igualado y no haya un Big 3 que monopoliza prácticamente los grandes torneos. Hemos analizado únicamente a las cuatro nacidas desde 1997 que están en el top 10. Pero también podríamos mencionar a Daria Kasatkina, que ocupó ese lugar el pasado año, o a Marketa Vondrousova, finalista el pasado año en Roland Garros. Ambas nacidas en 1997 y 1999 respectivamente; también con unos años más se podría nombrar a la exnúmero 1 Ashleigh Barty, nacida en 1996 y con un Grand Slam en el bolsillo. O a Elina Svitolina, del 1995, con grandes actuaciones y un número 3 como mejor ranking.  En definitiva, hay muchas jugadoras con mucho talento que comienzan a brillar y conseguir estabilidad. Esto hace prometer que el espectáculo en el tenis femenino y su futuro está en buenas manos.

VAVEL Logo