Paula Badosa sucumbe en el debut en Flushing Meadows
Paula Badosa en el US Open | Foto: Eurosport

La pandemia del coronavirus frenó en seco toda actividad posible en todo el mundo. El tenis, y el deporte en general,  no fueron menos y obviamente, ambos se vieron involucrados. Pese a que las circunstancias aún siguen siendo francamente complicadas, la USTA hicieron un trabajo y esfuerzo enormes para la reanudación de la actividad tenística. El torneo de Cincinnati y el US Open, serían una realidad. Ambos, en Flushing Meadows.

Un duelo igualado decidido por el factor mental

Sobre la Pista Nº15 del complejo neoyorkino, iba a abrir la actividad la española Paula Badosa, buscando seguir progresando en la clasificación mundial y con ganas de poder hacer algo grande sobre su ciudad natal. Delante, la rusa Varvara Gracheva, número 102 del Ránking WTA.

Tras unos primeros instantes de titubeo por parte de ambas combatientes, en donde no se presenciaban rallies muy largos, fue la rusa quien golpeó primero rompiendo el servicio de la española tomando así la iniciativa y poniendo así camino de por medio. Badosa, con el marcador en contra, se vio obligada a asumir más riesgos si no quería decir adiós al set.

El esfuerzo tuvo sus frutos y la española recuperó la desventaja igualando el encuentro. Con ello, se llegaban a los instantes finales del parcial inicial, esos momentos de tensión donde el brazo se encoje y la tensión se palpa. Paula sacó para mantener la igualdad, pero no fue capaz de manejar esos instantes. Pese a un igualado primer set donde la clave estuvo en el porcentaje de puntos ganados con el primer segundo saque, Gracheva se adjudicaba el primer parcial por 6-4.

La tónica a principios del segundo set se mantuvo durante los dos primeros juegos hasta que en esta ocasión, fue la tenista española quien dio un paso al frente. Paula quebró el servicio de la rusa y por delante tenía un largo set donde cada turno de saque iba a ser determinante en el desarrollo del parcial.

Con sufrimiento y facilidad, una mezcla de sensaciones muy inquietante para todo tenista cuando se encuentra al saque, Badosa se plantó con servicio propio para forzar el tercer parcial. No fueron ni una, ni dos, si no tres pelotas de set de las que gozó la nacida en Nueva York para vencer en el segundo parcial. Las dos primeras se fueron al limbo con sendas dobles faltas y ante la tercera se vio impasible ante un revés paralelo maravilloso que rozó la línea.

En el tenis ya se sabe que si perdonas y no "matas", te "matan" a ti. Y eso fue lo que sucedió. Gracheva igualó el partido tras romper el servicio de la española. Esto fue un jarro de agua helada para Paula Badosa que mentalmente se estaba marchando ya de Nueva York. Finalmente, la victoria fue para Gracheva por 6-4 y 7-5. Paula, a pensar en la gira de polvo de ladrillo.

VAVEL Logo