Hsieh Su-Wei dejó en total evidencia a Bianca Andreescu

Hsieh Su-Wei en plena acción. Foto: #AusOpen @AustralianOpen

Una gran sorpresa en el tercer día del Abierto de Australia. Cuando se le mencionó que tiene 35 años y está jugando su mejor tenis, la china Hsieh Su-Wei bromeó que “en Asia, normalmente no decimos la edad de las niñas en público”.

Hsieh Su-Wei jugó un tenis simple, muchas veces poco ortodoxo, pero que llama la atención y atrapa a los fanáticos. Dio el gran golpe y se impuso a la canadiense Bianca Andreescu, quien evidenció su falta de ritmo, estuvo frustrada en la cancha y a la hora de aplicar todos sus golpes.

Hsieh Su-Wei venció 6-3 6-2 luego de 1 hora y 25 minutos, para avanzar a la tercera ronda con 16 tiros ganadores, 14 errores no forzados y rompió el servicio de Andreescu en seis oportunidades.

La vuelta de Bianca Andreescu, tras ausencia de 15 meses del tenis, terminó abruptamente en la segunda ronda del Abierto de Australia con una derrota ante Hsieh Su-Wei, demasiado experimentada, tranquila y astuta.

Andreescu, octava cabeza de serie, una de las 72 jugadoras que no pudo entrenar durante la dura cuarentena en el periodo previo, comenzó atacando en el Rod Laver Arena, pero encontró una pared en la forma de Hsieh, golpeando a dos manos, hasta distrajo a la canadiense.

Sin un plan B, Andreescu cedió en el juego, y los errores no forzados se acumularon cuando iba abajo 2-5 en el segundo set.

Andreescu salvó dos puntos de partido con el servicio, pero se retiró con una doble falta en el tercero. Hsieh avanzó a tercera ronda, instancia en la que le espera otro duro choque contra la italiana Sara Errani, quien eliminó a la estadounidense Venus Williams (6-1 6-0).

El parón pasó factura

Bianca Andreescu no había jugado un partido durante 467 días, hasta su victoria en tres sets (6-2 4-6 6-3) en primera ronda sobre la rumana Mihaela Buzarnescu. En el 2019, ganó grandes títulos en Indian Wells, Canadá y el US Open. También es de destacar de ese año, que ganó 16, de sus 20 partidos de tres sets.

La diferencia

El juego de Hsieh fue efectivo y único, capaz de hacer frente a las mejores del mundo. Sus giros, ritmo y dirección son diferentes, por lo que sus oponentes deben concentrarse para prevalecer. Andreescu no estuvo a la altura, cometiendo 11 errores no forzados, y ganando solo dos de los nueve puntos que tuvo con el segundo servicio.

Bianca Andreescu. Foto: #AusOpen @AustralianOpen
Bianca Andreescu. Foto: #AusOpen @AustralianOpen
VAVEL Logo