No pueden quejarse los aficionados que este domingo asistieron al Poliesportiu d’Andorra a ver in situ la final del WTA 125 entre Marina Bassols y Erika Andreeva. Durante toda la semana, y hoy no sería una excepción, Marina inició mejor, a priori, el encuentro, logrando una rotura a su favor y mostrando buenos intercambios que desestabilizaban a Andreeva. No obstante, la rusa fue capaz de darle la vuelta al marcador en el inicio del primer set sacando cierta ventaja que, pese a parecer definitiva, se le volvió en su contra. Marina Bassols se metió de nuevo en el partido, llegando al 5-5 momento clave del set, ya que rompió la catalana y a continuación, con su servicio, cerró la primera manga por 7-5.

Diferente historia pero mismo fin en el segundo set

Ya en el segundo set la tónica del partido cambió ligeramente, con ninguna tenista siendo capaz de sacar adelante sus turnos de saque siendo un sinfín de roturas. Bassols sería la primera en querer llevar la delantera, después de poder mantener su saque, pero pronto pudo comprobar que su rival lo igualaba todo estirando al máximo que podía el partido- El duelo finalizó en un tie-break, lo más justo viendo el desarrollo del set, que sería dominado en su totalidad por la española, llevándose por lo tanto el set, el partido y el título, lo que le acerca al top 100, subiendo tras la actualización del ránking al número 108.

Marina se desquita de la derrota en el torneo de Valencia

De esta manera, la catalana pudo desquitarse de otro resultado similar en el otro torneo en casa, allá por junio, en el WTA 125 de Valencia, en el que perdió en la final de dicho torneo ante Mayar Sherif en dos sets. Marina Bassols, de mantenerse en este nivel a inicios del próximo año, será seria candidata a meterse entre las 100 mejores del ránking, con lo que ello conlleva, relativo a invitaciones a otros torneos de mayor nivel.

 

VAVEL Logo