Los gamberron hacen de niños buenos

Nick Kyrgios y Bernard Tomic solventaron sin problemas sus duelos ante Andrej Martin y Josef Kovalik correspondientes al play off de ascenso al Grupo Mundial de la Copa Davis. Ambos vencieron en tres sets e hicieron gala de aplomo y solidez en la pista, algo poco habitual en ellos.

Los gamberron hacen de niños buenos
Bernard Tomic en Copa Davis 2016. Foto: daviscup.com
Australia
2 0
Eslovaquia

Los ojos de todos los aficionados e instancias deportivas australianas están puestas en ellos, y abunda el recelo y la desaprobación. El comportamiento dentro y fuera de la pista del que hacen estos dos talentosos jugadores, preocupa y mucho a un país con tradición tenística y grandes campeones históricos como es Australia. Tras su renuncia a disputar los Juegos Olímpicos, Bernard y Nick se pusieron de acuerdo para acudir a la llamada de la Copa Davis, en pos de permitir que Australia siga en el Grupo Mundial en 2017.

El rival es una perita en dulce lo que les honra aún más, así como el hecho de que la eliminatoria se dispute sobre hierba, algo que corta de raíz la progresión de la temporada, totalmente centrada en pista dura. Su participación se tradujo en sendas victorias en el primer día de la eliminatoria, dejándola totalmente encarrilada.

Kyrgios solventó el trámite

Sin sobresaltos, sin estridencias ni sucesos extraños y polémicos en pista. El futuro jugador de baloncesto salió concentrado y dispuesto a lavar su imagen con una victoria en la competición por naciones. Hubo de estar atento a un Andrej Martin de gran actitud pero con nulos argumentos más allá de los errores del rival, para intentar dar la sorpresa.

Nick Kyrgios en Copa Davis 2016. Foto: daviscup.com
Nick Kyrgios en Copa Davis 2016. Foto: daviscup.com

El resultado habla a las claras de la superioridad de Kyrgios que se impuso por 6-3 6-2 6-4, cediendo el servicio tanto en el primer como en el tercer set pero dejando este hecho en anécdota al mostrarse muy dinámica al resto.

Tomic se puso el mono de trabajo

Si hay algo por lo que se caracteriza este díscolo jugador es por su falta de humildad. Por eso saltaron todas las alarmas cuando empezó con mal pie el partido y no era capaz de despegarse en el marcador de un jugador netamente inferior a él, como es Josef Kovalik. Pero Bernard sabía de la importancia de terminar la jornada con otra victoria, y supo no precipitarse y aplicar un juego paciente de desgaste.

Kovalik mantuvo la cara al partido pero acabó errando en los momentos cumbre, algo habitual cuando se enfrentan dos jugadores de un nivel tan dispar. 7-6 (5) 6-4 6-4 fue el resultado final en favor Tomic, que cede al dobles formado por Groth y Peers la posibilidad de cerrar la eliminatoria.