Bemelmans y De Loore sellan la permanencia de Bélgica en el Grupo Mundial

Bélgica, de la mano de Ruben Bemelmans y Joris De Loore, ha certificado su permanencia en el Grupo Mundial de Copa Davis y estará así en la élite del tenis en el próximo año 2017. El tándem belga doblegó a Marcelo Melo y Bruno Soares, expertos doblistas, en cinco sets en un partido en donde la solidez de los europeos brilló por encima de la veteranía de los brasileños para dar el punto definitivo a una Bélgica que vuelve a respirar.

Bemelmans y De Loore sellan la permanencia de Bélgica en el Grupo Mundial
Joris De Loore y Ruben Bemelmans celebrando su triunfo | Foto: Copa Davis
Bemelmans / De Loore
3 2
Melo / Soares

Segundo día de actividad de las eliminatorias de semifinales y de Play Off de la competición por equipos más prestigiosa y bonita del mundo del tenis, la Copa Davis, lo cuál es sinónimo de la jornada de los enfrentamientos de dobles en donde se pone en juego el tercer punto y que en algunas ocasiones, puede llegar a ser el definitivo. Bélgica disputaba este encuentro con la tranquilidad de llevar el marcador de la eliminatoria a su favor. Por su parte, Brasil confió sus opciones en su expertos doblistas para seguir con aliento y forzar disputar, al menos un partido más, la jornada de domingo e intentar así una machada francamente complicada.

Melo y Soares se pusieron dos veces por delante

Melo y Soares cumplieron con los pronósticos en el inicio del partido y fueron quienes llevaron la batuta del encuentro. En un set muy típico en los enfrentamientos de dobles, es decir un único break y apenas concesiones de break con juegos de muy poca duración, los brasileiros golpearon primero llevándose el parcial inicial por el marcador de 6-3 rompiendo una única vez el servicio de sus rivales y siendo consistentes y sólidos en sus saques.

A diferencia de lo acontecido en la primera manga, el siguiente set tuvo algo más batalla y se pudieron ver las primeras alternativas tanto para una selección como para la otra, aunque sólo fueron los belgas quienes disfrutaron de opciones de rotura, concretamente dos, pero Melo y Soares tiraron de veteranía para solventar esos problemas. Sin embargo, Bemelmans y De Loore se mostraron solventes en sus servicios y finalmente el set desembocó en un tie break que se llevaron los europeos por el marcador de 7-5 gracias a un único mini break.

En el tercer set volvió nuevamente la consistencia y solidez al servicio por parte de ambas parejas. El guión del partido no estaba siendo el previsiblemente pensado en un principio, sobre todo para los intereses amazónicos, pues Melo y Soares no se pensaban seguro tanta resistencia por parte de unos rivales que no son tándem habitual en el circuito ATP. Aún así, los brasileños volvieron a la carga y aprovecharon ese olfato depredador, producto de la experiencia, para ponerse nuevamente por delante rompiendo el servicio de los belgas en los compases finales del parcial.

El tándem belga le dio la vuelta a la tortilla

Pero Bemelmans y De Loore no habían dicho su última palabra y ni mucho menos estaban dispuestos a otorgar el partido a los que supuestamente más favoritos. Con todo el público a su favor, los locales se apoyaron en su parroquia para tirar de coraje y ambición y darle la vuelta a un partido que bien pintaba complicado para sus intereses. En la Copa Davis es posible todo, y una vez más se volvió a demostrar ese ingrediente tan especial que tiene esta competición que hace tan bonito el tenis durante un fin de semana.

En un cuarto set en donde hubo múltiples alternativas para las dos parejas, fueron los jugadores belgas quienes se mantuvieron más firmes y rocosos para forzar el parcial definitivo en donde, una vez más, un único break desequlibró la balanza, en este caso para los intereses europeos. Finalmente, pasadas las tres horas y veinte de duración, el luminoso del Sleuyter Arena mostraba el marcador de 3-6 7-6(5) 4-6 6-4 6-4 a favor de Ruben Bemelmans y Joris De Loore sobre Marcelo Melo y Bruno Soares.

Con este resultado, la remontada de Brasil ya es misión imposible, puesto que sólo quedan por disputarse los dos últimos partidos, lo que significa que la selección carioca volverá de nuevo al Grupo de América I y luchará por ascender otra vez en el próximo curso. Por su parte, Bélgica, la reciente finalista, para las luces de alarma y toma aire sabiendo que en 2017 estará entre la élite mundial del tenis.