Victoria de prestigio para Sorribes

La joven jugadora castellonense logró imponerse a la austriaca Tamira Pacszek, neutralizando su juego agresivo con una tremenda solidez de fondo de pista. Con un contundente 6-1 6-3, la española accede a la segunda ronda del torneo WTA International Seúl.

Victoria de prestigio para Sorribes
Sara Sorribes-Tormo en 2016. Foto: wtatennis.com
Sorribes-Tormo
2 0
Paszek

Sensaciones positivas las que está transmitiendo la joven promesa del tenis español en un 2016 plagado de éxitos. La progresión de Sara se lleva a cabo a base de pasos cortos pero firmes, sin prisa pero sin pausa. Afincada ya en el top-150 al amparo de sus victorias en torneos ITF como Essen y Sao Paulo, la castellonense está jugando muy bien y aspira a poner cerco a los 100 primeros puestos del ránking si continúa con esa tendencia positiva.

La gira asiática se erige en un reto mayúsculo, con multitud de torneos muy bien gestionados y ausencia de jugadoras top en muchas de ellas, lo que permite a tenistas como Sara encontrar una oportunidad para sumar puntos. Seúl es la primera parada y ya con una victoria en su haber, el balance es más que positivo.

Bestia negra de Paszek

La jugadora castellonense parece tener tomada la medida a la austriaca. A pesar de que el ránking de Tamira es mejor que el de la española, Sorribes ya sabía lo que era ganar a la austriaca, al haberlo hecho en la previa de Roland Garros. Lo repite ahora en Seúl y lo hace con la misma contundencia que en París: cediendo tan solo cuatro juegos.

La española rompió ocho veces el saque de su rival

La frescura al resto de la castellonense neutralizó el buen servicio de Tamira, que se apoya en ese golpe para poder atacar de manera inexorable. Arrancada de su mejor arma, la austriaca es una jugadora endeble de fondo de pista y no encontró argumentos para vencer a una Sara mayúscula. 

La siguiente rival de la española saldrá del duelo que disputan la francesa Kristina Mladenovic y la tailandesa Luksina Kumkhun. Previsiblemente habría de ser la gala el próximo escollo de Sorribes, en lo que supondría un partido para disfrutar y seguir aprendiendo, sin la presión de tener que vencer.