Victoria sin miramientos

El checo Rosol, número 85 del ranking mundial, venció al argentino en el torneo de San Petersburgo en dos sets por un doble 6-4 en un partido que controló en todo momento y que se prolongó apenas una hora y 21 minutos.

Victoria sin miramientos
Lukas Rosol Foto: Zimbio
Diego Schwartzman
0 2
Lukas Rosol

Venía Diego Schwartzman de ser campeón en el ultimo torneo que jugó hace dos semanas en el Challenger de Barranquilla, en Colombia. Pero los torneos ATP son otra cosa y además la superficie no era la misma que en tierras sudamericanas. En esa ocasión, el argentino jugaba en la superficie que mejor se adapta a sus características: la tierra batida, mientras que en el torneo ruso las condiciones son totalmente diferentes, pista dura y jugando bajo techo.

Estas características se adaptan mucho más a la forma de jugar de Rosol, que haciendo gala de su gran servicio en momentos importantes supo hacerse con el encuentro. Eso sí, el checo fiel a su fama de jugador de momentos, se llevo un susto en mas de una ocasión, ya que Schwartzman consiguió quebrarle en más ocasiones de las que, sin duda, Rosol hubiera querido. Finalmente, el checo consiguió llevarse el encuentro a su casillero y el argentino no pudo celebrar con una victoria, la emoción que probablemente le haya producido saber que su país jugará una vez más la final de la Copa Davis.

Schwartzman no aprovechó su gran comienzo

En la primera manga, ambos jugadores se caracterizaron por no ser demasiado fiables con su saque. El argentino fue el primero en golpear, ya que consiguió pero Rosol supo recuperarse rápidamente y ponerse por delante con sendos quiebres. Esto no hizo que el de Buenos Aires se viniera a abajo y nuevamente igualó el encuentro. Fue justo aquí donde se produjo un cambio de mentalidad del checo, que empezó a demostrar porque siempre se le ha considerado un gran sacador.

El impresionante servicio del que Rosol siempre ha hecho gala, apareció sobre la pista.Rosol cambio el chip y a partir de se momento dejo sin opciones al argentino. Es evidente que las condiciones de la pista le favorecían, pero hasta ese momento no había conseguido demostrarlo, por lo que empezó a ser mucho más agresivo y esto se tradujo en una rotura que a la postre sería definitiva para llevarse con ello el primer set al bolsillo.

En el segundo asalto se vió un Rosol mucho más seguro. Su porcentaje de primeros subió rápidamente y Schwartzman empezó a ponerse nervioso. El argentino sabia que su saque no es tan contundente como el de su rival, por eso se sentía presionado ya que cualquier pequeño fallo podía significar la rotura en contra, lo que podía significar el adiós al set y con ello al torneo. Rosol supo esperar su momento y a la primera ocasión que tuvo hizo el "break" y se llevó el partido. En la siguiente ronda, Rosol lo tendrá muy difícil porque se enfrentar al campeón del US Open, el suizo Stan Wawrinka, pero con este jugador nunca se sabe.