Arruabarrena se abona  a la épica

La jugadora donostiarra logró una de sus mejores victorias de la temporada al remontar un partido que se le había puesto cuesta arriba contra Louisa Chirico. 4-6 7-6 (4) 7-6 (2) fue el resultado final en favor de la española que se mostró inconmensurable en los momentos cumbre.

Arruabarrena se abona  a la épica
Lara Arruabarrena en Seúl. Foto: zimbio
Arruabarrena
2 1
Chirico

En busca de "El Dorado". Así parece transitar la jugadora española por las pistas de medio mundo, esperando hallar ese nivel de tenis del que todos son conscientes que posee, incluso ella misma, pero que se niega a salir a relucir con continuidad. Los escarceos triunfales de Lara hacen pensar en la posibilidad de que esta jugadora tuviera un ránking mucho mejor que el que posee así como el carácter y espíritu ganador que atesora.

Todas sus virtudes salieron a flote en el duelo ante Louisa Chirico por un puesto en los cuartos de final del Abierto de Corea, y ante la octava cabeza de serie del evento. El duelo fue de máxima igualdad y Arruabarrena demostró sentirse cómoda en estos torneos de la gira asiática y llevarse un encuentro agónico. Está en la antepenúltima ronda y promete emociones fuertes.

Lara emerge en la maratón de tenis

Casi tres horas de partido con constantes alternativas, altibajos de una y otra y dosis de muy buen tenis. Así fue el maratoniano duelo que enfrentó a la estadounidense Chirico con la española Arruabarrena, e hizo las delicias del público local. El servicio no fue garantía de nada como demuestra el hecho de que hubiera la friolera de 17 roturas de saque. 

La primera manga cayó del lado de Chirico con un último break en el décimo juego, pero eso no aminoró la motivación e intensidad de la jugadora española. Siguió practicando un juego sólido de fondo de pista, tirando muy profundo y forzando el error de la estadounidense. Se llegó al tiebreak, en el que Arruabarrena fue mejor y equilibró el partido.

Larsson será la rival de Arruabarrena por un puesto en semifinales

La tercera manga siguió por los mismos derroteros que la primera, con una igualdad máxima y alternativas constantes en el marcador. Arruabarrena mostró una gran concentración en todo momento y salvó cinco bolas de break en favor de la estadounidense. Esa tendencia positiva fue clave en la muerte súbita, donde la española volvió a arrasar, certificando su victoria.