Esfuerzo sin premio

Carla Suárez-Navarro cayó derrotada en un agónico encuentro contra Caroline Wozniacki que parece haber recuperado su mejor versión. El resultado final fue de 7-6 (4) 4-6 6-4 en favor de la danesa, que se verá las caras en cuartos de final con la ganadora del duelo entre Putintseva y Linette.

Esfuerzo sin premio
Carla Suárez-Navarro en 2016. Foto: zimbio
Wozniacki
2 1
Suárez-Navarro

Enfrentarse en segunda ronda de un torneo a una jugadora que fue número uno del mundo no ha de ser plato de buen gusto para nadie. Carla Suárez-Navarro se vio en esta tesitura con el añadido de que Caroline Wozniacki se encuentra en su mejor momento de los últimos tres años, en una inexorable escalada hacia los puestos de honor.

El duelo se vaticinaba de igualdad absoluta y las expectativas se cumplieron con creces. Casi tres horas de tenis de alta calidad e intensidad y constantes alternativas en el marcador, que hicieron las delicias del público nipón y obligaron a ambas jugadoras a dar el máximo de sí mismas. Lo hicieron pero solo podía ganar una y fue Wozniacki.

Carla desaprovechó demasiadas oportunidades

Ambas caminan siempre en el límite y son dos jugadoras que se crecen cuando van por detrás en el marcador. Así quedó patente en el partido que las enfrentó en una abarrotada pista central de Tokio, que pudo presenciar sendos espectáculos de supervivencia. Y es que la española comenzó muy bien el partido, jugando sólida de fondo de pista y sacando de su zona de confort a la danesa.

Caroline Wozniacki en Tokio. Foto: zimbio
Caroline Wozniacki en Tokio. Foto: zimbio

Caminaba con break arriba la española cuando Wozniacki comenzó a reaccionar, a meterse dentro de pista y acortar puntos en la red. Volteó radicalmente el marcador y se alzó victoriosa del primer parcial en un tiebreak realmente apretado y emocionante.

Dio continuidad a su gran juego la de Odense, con un inico de segundo set fulgurante. Con 4-2 arriba en el marcador, todo hacía presagiar el triunfo en dos mangas de Wozniacki pero Carla emergió de las tinieblas y encadenó cuatro juegos consecutivos que le valieron para equilibrar el marcador.

A Carla se le escaparon cuatro bolas de break en el set definitivo

En el tercer set, la española desaprovechó cuatro bolas de break, lo que fue letal para sus intereses. Wozniacki salió reforzada de este hecho y finiquitó el partido no sin gran incertidumbre por la actitud batalladora de Carla al resto. La española ha de marcharse con la cabeza alta mientras que Wozniacki presenta sus credenciales para hacer algo grande en Tokio.