Rafael Nadal: un campeón herido

Después de una primera mitad de la temporada bastante buena, (a excepción de los torneos Grand Slam) las lesiones de nuevo hicieron mella en Nadal y no le permitieron disputar al 100% el resto de la temporada

Rafael Nadal: un campeón herido
Rafael Nadal | Foto: Dani Mullor | VAVEL

Repaso de la temporada

La temporada que acaba de finalizar ha sido para Rafael Nadal una mezcla de sensaciones dispares. La temporada empezó muy bien para él con el título en la exhibición de Abu Dhabi y con una final en el primer torneo del año en Doha en la que perdió ante un  enorme Novak Djokovic. El primer golpe duro lo recibió en el Australian Open, después de perder ante Fernando Verdasco en la primera ronda, el partido fue en 5 sets y duro más de cinco horas de gran tenis. Las dudas después de esta dura derrota le afectaron en la gira sudamericana con derrotas ante Dominic Thiem en semifinales de Buenos Aires y ante Pablo Cuevas en las semifinales de Rio. Su juego mejoró exponencialmente en el Master 1000 de Indian Wells donde alcanzó las semifinales para volver a perder ante el número 1 Novak Djokovic. En Miami sufrió un golpe de calor durante la disputa del partido de primera ronda que le obligó a retirarse ante Damir Dzumhur.

Este duro golpe no le frenó y consiguió completar las dos mejores semanas de la temporada con dos títulos en el Master 1000 de Montecarlo y en el ATP 500 de Barcelona, ante Gael Monfils y Kei Nishikori respectivamente. Su camino continuaría en el Madrid Open donde Andy Murray le frenaría en las semifinales. Su camino le llevó a uno de sus torneos favoritos, el Master 1000 de Roma pero de nuevo el serbio Novak Djokovic le apartaría en los cuartos de final. En Roland Garros sufrió uno de los mayores golpes de la temporada con un problema en la muñeca que le obligó a no presentarse al partido en la tercera ronda ante Marcel Granollers. Está lesión le hizo perderse la temporada de hierba (Queens y Wimbledon) y llegó muy justito a los Juegos Olímpicos, donde consiguió ganar la medalla de oro en la disciplina del dobles y perdió ante Juan Martin del Potro en las semifinales y posteriormente con Kei Nishikori en la lucha por el bronce. El gran despliegue físico que tuvo que dar en los Juegos hizo que lo padeciera en el resto de la temporada, especialmente la muñeca.

Sumaría una nueva derrota en el Master 1000 de Cincinnati en la segunda ronda ante Borna Coric debido especialmente al cansancio acumulado. Después llegaría en muchas mejores condiciones al US Open e incluso realizó un tenis en las primeras rondas que hizó a mucha gente pensar que realmente podía tener opciones de llevarse el título, sin embargo en los octavos y tras 5 sets Lucas Pouille se consagraría con la mejor victoria de su carrera. El español llegó a la recta final de la temporada con muchos problemas físicos derivados de los esfuerzos realizados para intentar llegar a los Juegos Olímpicos y la muñeca no le permitió realizar un buen tenis en los torneos de Pekín y Shanghái, torneos en los que protagonizó malas actuaciones y acabó sucumbiendo ante Grigor Dimitrov en los cuartos de final de Pekín y en la segunda ronda de Shanghái ante Viktor Troicki. Su temporada acabaría aquí, después de decidir que lo que mejor le podría venir es descansar para poder empezar el 2017 bien físicamente y no disputó los torneos de Basilea, París Bercy y la Masters Cup.

Nadal en acción |Foto: Dani Mullor |VAVEL
Nadal en acción |Foto: Dani Mullor |VAVEL

Malas estadisticas en 2016

Es su peor temporada desde 2004 con 39 victorias y 14 derrotas y solo dos títulos

Se puede decir que tan solo ha rendido bien en tierra batida en esta temporada, al menos eso dicen las estadísticas donde cuenta con 21 victorias y tan solo 4 derrotas. Estos datos comparados con los que tenía en esta misma superficie en sus mejores años son malos, pero aun así son muy válidos y están al alcance de muy pocos jugadores y más teniendo en cuenta que no pudo disputar todo el torneo de Roland Garros debido a sus problemas de muñeca. En hierba debido a su lesión no pudo disputar ningún partido. La temporada de pista dura fue la peor con tan solo 18 victorias y 10 derrotas. Al haber muchos más torneos en esta superficie con respecto a la arcilla sus datos son demasiado negativos para un jugador con sus expectativas y es en la superficie que más tendrá que trabajar con vistas a mejorar en 2017.

Nadal ha finalizado la temporada en la novena posición del Ranking ATP, un Ranking que no está a la altura de un jugador de su categoría y en 2017 intentará volver a reencontrase con su mejor versión y con la vista puesta en ganar un nuevo Roland Garros.