El curioso caso de Pablo Carreño

El asturiano, que entra este lunes como 19º mejor jugador del mundo, llegó la semana pasada en Indian Wells a sus primeras semifinales de un Master 1000. Sin embargo, Pablo tiene un auténtico gafe contra los mejores jugadores del ránking, ya que no ha sido capaz de ganar a ningún top ten.

El curioso caso de Pablo Carreño
Carreño celebra un punto. Foto: VAVEL España

Pablo Carreño se ha ganado a pulso con su espectacular inicio de 2017 ser el futuro del tenis español. A sus 25 años, pisa por primera vez el top 20 tras llegar a sus primeras semifinales de un Master 1000. Indian Wells vio durante la semana pasada la casi definitiva explosión del talentoso jugador gijonés. Además, Carreño ha subido tres puestos en la clasificación del race, donde se sitúa séptimo -los ocho primeros acudirán a Londres en el mes de noviembre-. Después de la última década prodigiosa de Nadal, que sigue siendo el número uno español y de los mejores del mundo, Pablo Carreño parece destinado a ocupar su lugar en un futuro no muy lejano. Con Roberto Bautista atravesando una irregular etapa y un David Ferrer venido a menos, el asturiano llama a las puertas de la fama.

Su gran semana

El papel realizado en Indian Wells le ha servido a Carreño para alzarse al 19º puesto del ranking ATP. No solo fue la primera vez que pisaba unas semifinales de Master 1000, sino que también lo fue en cuartos de final; donde venció al uruguayo Pablo Cuevas, que también debutaba en la antepenúltima ronda de un torneo de ese calibre. Aquel partido entre los 'Pablos' fue el punto de inflexión para el español que, a pesar de caer por la vía rápida ante Stan Wawrinka y quedarse sin final, se fue con un gran sabor de boca. En Miami, segundo Máster 1000 del año, su objetivo es seguir disputando buenos partidos y, si es posible, llegar a las últimas rondas del torneo de nuevo.

Su talón de Aquiles, el top ten

Aunque Carreño ya está llamando a las puertas de los mejores tenistas del mundo -ya ha ganado torneos-, el asturiano vive una auténtica pesadilla cada vez que se mide a un rival de los diez primeros puestos del ránking. Pablo continuó ante Wawrinka su nefasto cara a cara ante un top ten, ya que nunca ha conseguido la victoria ante un rival de tal calibre. Vayamos de arriba a abajo.

El actual número uno del mundo, el escocés Andy Murray, no se ha enfrentado jamás al asturiano. Por su parte, el serbio Novak Djokovic, baja en Miami, le ha vencido en el único duelo entre ambos: octavos de final del Máster 1000 de Monte Carlo por 6-0 y 6-1. El suizo Stan Wawrinka, además del pasado sábado, había ganado en dos ocasiones más al español: en semifinales de Oeiras 2013 y en cuartos de Ginebra 2016. Cero victorias y cuatro derrotas ante los tres mejores.

El japonés Kei Nishikori y Pablo Carreño tampoco se han enfrentado en ningún partido, por lo que nos centraremos en la quinta raqueta: Milos Raonic. El canadiense ha vencido en tres ocasiones al asturiano -todas en 2016-: en la primera ronda de Wimbledon, cuartos del 500 de Pekín y en segunda ronda del último Master 1000 del año, en París. Pasamos de los cinco primeros del mundo y el balance ya es de 0-7.

El suizo Roger Federer, flamante campeón este año de Australia e Indian Wells, le ha vencido en el único envite entre ambos: la primera ronda de Roland Garros 2013, tras un rápido 6-2, 6-2 y 6-3. El mallorquín Rafa Nadal, número siete del mundo, ha vencido a su compatriota en tres ocasiones, siempre en primera ronda: Doha 2016 y en las ediciones de Río de Janeiro 2015 y 2016. Ya van once derrotas.

Thiem, su gran verdugo

El austriaco Dominic Thiem se lleva la palma. Hasta cuatro veces ha conseguido doblegar a Carreño. La última, en la final de Río de Janeiro el pasado mes de febrero. 2016 vio como Gstaad, Buenos Aires y el US Open eran los escenarios de las derrotas de Carreño. El croata Marin Cilic, subcampeón de la Copa Davis 2016, solo se ha enfrentado una vez a Carreño. Fue en los octavos de final de Basilea el curso pasado. Por último, el francés Jo Wilfried Tsonga, que será baja en Miami por paternidad, ganó en el US Open de 2014 y el año pasado en el Master 1000 de Monte Carlo.

Así las cosas, Pablo Carreño ha sufrido la friolera de dieciocho derrotas ante los diez mejores jugadores del top ten. Nunca ha conseguido que un gran rival muerda el polvo, pero a base de sacrificio se ha colado entre los mejores. El próximo Máster 1000 de Miami puede ser el escenario de la primera victoria de Carreño ante uno de los diez primeros clasificados.


Share on Facebook