Donald Young sabe sufrir en su debut

Donald Young ha superado en su debut a su compatriota Tim Smyczek por parciales de 4-6, 6-3 y 6-4 en un largo encuentro que rozó las dos horas y 15 minutos de duración disputado en la pista central del ATP 500 de Washington.

Donald Young sabe sufrir en su debut
Foto: Zimbio

Donald Young, saca su mejor tenis en condiciones de pista rápida y sobretodo, cuando juega en Estados Unidos. El jugador norteamericano, basa gran parte de los puntos de su ranking en torneos disputados en condiciones similares a las del ATP 500 de Washington. Donald, se prepara a conciencia y este año 2017 esta siendo muy positivo para un Young que busca dar en esta gira un campanazo y seguir ascendiendo en el ranking.

Tim Smyczek, siempre se ha considerado un jugador bastante peligroso en este tipo de torneos pero en los últimos meses, el bueno de Tim ha pegado un gran bajón tanto en el ranking como en su propio nivel. Hoy, Smyczek tampoco pudo llevarse la victoria pero llevó al límite a todo un Donald Young.

Muchos breaks y mucha exigencia mental

El encuentro, fue de lo más igualado y eso conllevó un desgaste mental muy alto en el que a la hora de sacar, ni Donald Young ni Tim Smyczek se mostraron fiables y dejaron ver muchas lagunas mentales que hizo del partido un choque "loco" e impredecible.

Tim, comenzó golpeando primero y en el primer juego del partido, el bueno de Smyczek, logró un break que le daba mucha confianza para afrontar el primer parcial. Poco a poco, Donald Young fue entrando en el partido y en el sexto juego del partido logró romperle el servicio a su rival pero un juego más tarde, Young volvió a cometer unos errores que le condenaron a encajar un nuevo quiebre y finalmente, se le esfumaron las opciones de comenzar dominando el partido. Tim Smyczek, se apuntó la primera manga por 6-4.

El segundo parcial fue completamente diferente. Donald se mostró más fiable al servicio y salvó diversos momentos comprometidos que le dieron muchísima confianza para golpear en forma de rotura en el cuarto juego del segundo parcial. Ambos se mostraron fiables al saque hasta el final del set y Young mandaba el partido a la tercera manga por 6-3.

El tercer y definitivo set fue una locura. Un festival de roturas, hizo de un partido extraño y bizarro un encuentro de lo más divertido e impredecible. Young se mostró más fuerte mentalmente y acabó cerrando el partido por un bonito marcador de 4-6, 6-3 y 6-4. El camino del jugador norteamericano en el torneo de Washington, tendrá su siguiente obstáculo en el segundo cabeza de serie del torneo, Kei Nishikori que ya sabe lo que es ganar este gran torneo.