Del Potro se despide de Montreal

El argentino y número treinta y uno del mundo, Juan Martín del Potro, cayó en la segunda ronda del Másters 1000 de Montreal abriendo grandes interrogantes acerca de su juego. El local Denis Shapovalov jugó mejor que el tandilense y lo despachó por 6-4 y 7-6 (4) luego de una hora y cuarenta minutos de acción.

Del Potro se
despide de Montreal
Del potro frustrado en un partido anterior. Foto: Zimbio.

Estrenando los 36 años de edad, Roger Federer jugó un breve y excelente partido en el estadio central de la Rogers Cup. El triunfo del máximo ganador de Grand Slam marcó el horario apropiado para que se ponga en marcha el segundo turno en dicha pista que contaba con la aparición del argentino Juan Martín del Potro y del tenista local Denis Shapovalov. El tandilense que venía de derrotar al gigante John Isner en la primera ronda del certamen, no jugó un buen partido, permaneció muy estático, realizó muchas dobles faltas y no logró avanzar a la tercera ronda del Másters 1000 de Montreal al ser derrotado por el canadiense por 6-4 y 7-6 (4).

Las extraordinarias actuaciones de “Delpo” a fines del año pasado que se convirtieron en meses gloriosos para él por la obtención de la Copa Davis y la medalla de plata en Río de Janeiro, hicieron crecer las expectativas en torno a su figura con respecto al año 2017. Sin embargo, las expectativas se desvanecieron y los resultados cosechados no hacen más que reflejar las cuantiosas dificultades que tiene en su tenis. Su juego no encuentra fluidez, su estrategia se volvió realmente predecible y su poderosa derecha no siempre encuentra la forma de ingeniársela por sí misma. La evolución de su revés está estancada, el servicio no está causando el mismo daño que en tiempos anteriores y el slice se vuelve demasiado repetitivo ya que las variaciones en las direcciones son casi nulas.

Shapovalov aprovecha el mal día del argentino

Por su parte, el canadiense Denis Shapovalov apenas tiene dieciocho años y está dando sus primeros pasos en el circuito. Con un juego agresivo y una vocación de voleador, el joven zurdo llegó más que ilusionado a Montreal para afrontar, quizás, el encuentro más importante de su carrera.  En un partido curioso por la poca reacción y la escasa movilidad del argentino, Shapovalov no debió jugar de forma sobresaliente para conseguir la victoria. En el primer parcial, el campeón de Wimbledon en la categoría de Junior, quebró dos veces el saque del tandilense y supo mantener la presión que genera tener a un jugador de la jerarquía de Del Potro del otro lado de la red. En poco más de media hora de acción y con un parcial de 6-4, el local sacó una gran ventaja al colocarse un set a cero.

Muchos errores, pocos aciertos y golpes muy anunciados caracterizaron una tarde negativa de Juan Martín.  Lo principalmente llamativo fue el desgano y el cansancio que invadieron el cuerpo del argentino: estuvo lento para el armado de los golpes, resignó correr algunas pelotas que no tomaron ángulos abiertos y su rostro marcó constantemente la disconformidad con su tenis. Shapovalov  -que tenía diez años cuando Del Potro conquistó el US Open- arriesgó continuamente buscando tiros ganadores. La iniciativa y el control del juego fueron tomados siempre por parte del canadiense que, con mucha voluntad y pasajes de buen tenis, superó a un tibio Del Potro con clara justicia.

Un lento Del Potro, se queda fuera de Montreal

En el segundo set, las incertidumbres y desconciertos siguieron presentes en el número 31 del mundo. Con mucho suspenso y poca convicción logró igualar el parcial que había comenzado con un tempranero quiebre de Denis. No obstante, cada turno de servicio fue un calvario por el insuficiente daño que el mismo causaba. El local, mostró ser un tenista con mucho potencial aunque a veces las altas revoluciones, la inexperiencia y la enorme tensión de un partido tan importante como éste, lo llevaron a cometer graves errores que, en otro contexto, le hubiesen  costado caro.  Los nervios atacaron duramente al canadiense cuando se encontró sacando para partido, y por ello, el compromiso debió definirse en el tie break.

Denis Shapovalov no se desesperó, retomó la concentración y logró sacar adelante un partido que sin dudas permanecerá guardado en su cabeza por el resto de su vida. Tras una hora y cuarenta y tres minutos, finalizó el partido por 7-6 (4) y avanzó por primera vez en su carrera a la tercera ronda de un Másters 1000, donde esperará nada más ni nada menos que por el vencedor entre Borna Coric y Rafael Nadal.

Tenis