Vandeweghe lleva a Estados Unidos al título de la Copa Federación 17 años después

La neoyorkina logró los dos puntos que faltaban, uno en individuales y otro en el doble definitivo, para que su selección terminase derrotando a la de Bielorrusia por 3-2. Decimoctavo entorchado para las estadounidenses

Vandeweghe lleva a Estados Unidos al título de la Copa Federación 17 años después
Coco Vandeweghe celebra un punto durante la final. Foto: fedcup.com

Estados Unidos puso fin al sueño de Bielorrusia y conquistó este domingo su decimoctava Copa Federación, la primera desde el año 2000. La número uno estadounidense, Coco Vandeweghe, se erigió en la heroína visitante tras vencer en el primer partido del día a Aryna Sabalenka para más tarde y junto a su compatriota Shelby Rogers derrotar a la propia Sabalenka y a Aleksandria Sasnovich en el quinto y definitivo punto de dobles. La nota negativa para las norteamericanas la volvió a poner Sloane Stephens que cedió ante Sasnovich en el cuarto punto de la eliminatoria. Afortunadamente para ella, sus compatriotas evitaron la debacle en el encuentro de dobles. 

Vandeweghe termina esta Copa Federación invicta con siete triunfos en otros tantos encuentrosEn el duelo entre las números uno de ambos países, Coco Vandeweghe prosiguió con su marcha triunfal en esta Copa Federación y superó a una aguerrida Aryna Sabalenka por 7-6(5) y 6-1. La bielorrusa lo dio todo en un primer parcial de casi una hora de duración y que terminó resolviéndose en la muerte súbita a favor de Vandeweghe.

Ésta tuvo que hacer frente a un punto de set con 5-4 en contra para acto seguido romper el servicio de su rival y adelantarse por 6-5 en el marcador. Sin embargo, la estadounidense no estuvo acertada en el momento de cerrar y Sabalenka forzó un desempate que tuvo dos caras. Aprovechando la inercia, la bielorrusa comenzó 4-1 arriba pero inmediatamente llegó la reacción de Vandeweghe que, con un parcial de 6-1, terminó doblegando la resistencia de la tenista local por 7-5

Tras la tempestad vino la calma y tras estar contra las cuerdas en el primer parcial, Vandeweghe impuso sus galones ante una Sabalenka moralmente hundida y sin capacidad de reacción. La estadounidense no dio margen a la sorpresa y con un arrollador 6-1 sentenció el partido volviendo a adelantar a Estados Unidos en el marcador. 

Stephens no supera sus dudas y cae en un final épico ante Sasnovich

Pero la alegría fue momentánea para el equipo norteamericano puesto que su número dos, Sloane Stephens, volvió a ofrecer su peor cara cediendo el cuarto punto del cruce ante Aliaksandra Sasnovich, número dos local y 87 del ránking WTA

Stephens y Sasnovich acabaron con el mismo número de errores no forzados, 48, pero la bielorrusa hizo once golpes ganadores más, 29 por 17Tras una aceptable puesta en escena llevándose la primera manga por 6-4, Stephens no pudo mantener la regularidad y desapareció de la pista en un segundo set en el que sólo pudo hacer un juego. La vigente campeona del US Open trató de hacer borrón y cuenta nueva y llegó a acariciar la victoria en el set definitivo. Stephens rompió el servicio de Sasnovich en el sexto juego y confirmó la rotura para ponerse a sólo un juego del triunfo (5-2). Pero al igual que ayer ante Sabalenka, la estadounidense no logró cerrar el partido y lo volvió a pagar. Del 5-2 favorable a Stephens se pasó al 6-5 para Sasnovich, una situación que provocó el delirio sobre la pista del Chizhovska Arena de Minsk

Stephens trató de hacer frente a sus propios miedos y durante un momento pareció haberlo conseguido (igualó a seis el marcador) pero finalmente sucumbió a la presión, tanto a la suya misma como a la de Sasnovich y toda Bielorrusia, cediendo por un épico 8-6 el encuentro tras dos horas y veinte minutos de lucha. 

Vandeweghe toma las riendas y catapulta a Estados Unidos hacia la gloria

Tras la épica victoria de Sasnovich, ya no había vuelta atrás. El dobles decidiría la final. Y como es habitual llegados a este punto, los capitanes de ambos países, Eduard Dubrou y Kathy Rinaldi, optaron por cambiar sus respectivas alineaciones iniciales. Del lado local, la propia Sasnovich y Sabalenka y por el visitante, Vandeweghe y Shelby Rogers. Tras el fiasco de Stephens, Vandeweghe no falló a su capitana y junto a Rogers terminaron por vencer la resistencia bielorrusa por 6-3 y 7-6(3)

Tras un primer set completamente dominado por las norteamericanas, la épica volvió a aparecer en el segundo. Vandeweghe y Rogers fueron a remolque y levantaron tres 'breaks' y otras tres bolas de set en contra para finalmente sentenciar de una vez por todas la final en la muerte súbita. 

Kathy Rinaldi cogió las riendas del equipo estadounidense en diciembre del año pasado con el objetivo de devolver a su país la gloria y el esplendor perdido en los últimos años. Había que remontarse al año 2.000 para encontrar el último título de Estados Unidos en la Copa Federación. Hoy, sin números uno como Davenport, Seles o Capriati, pero bajo el liderazgo de una gran Coco Vandeweghe, Estados Unidos vuelve a lo más alto del tenis mundial poniendo fin a 17 años de travesía en el desierto.