Anuario VAVEL 2017. Caroline Wozniacki: la regularidad y la constancia acaban dando sus frutos

Caroline Wozniacki ha vuelto a estar entre las mejores jugadoras del circuito y de las más regulares de este 2017. Con sus ocho finales y dos títulos (entre ellos los WTA finals de Singapur) ha terminado la temporada como número tres mundial.

Anuario VAVEL 2017. Caroline Wozniacki: la regularidad y la constancia acaban dando sus frutos
Caroline Wozniacki con el trofeo de Maestras. Fotomontaje: Diego Blanco - VAVEL

Tras un 2016 más bien oscuro, la jugadora danesa ha vuelto a coger su mejor nivel y consiguiendo así ser de las mejores jugadoras de la temporada. Su esfuerzo y constancia durante toda la campaña fue premiado en el final de temporada coronándose como nueva maestra ganando los WTA Finals y poniendo la guindilla al pastel a esta gran temporada. Wozniacki comenzó el 2017 como número 19 del mundo después de un desastroso 2016 en el que llegó a caer hasta el top 70, ha terminado el año entre las tres mejores jugadoras del circuito WTA. Hecho que demuestra su mejoría, su esfuerzo y su constancia durante este año.

Una gira oceánica sin pena ni gloria

Tras caer en cuartos de final de los torneos de Auckland y Sidney, llegaba al primer Grand Slam del año sin dar la sensación que había mejorado respecto el año anterior. Melbourne no fue diferente y no superó la tercera ronda al caer contra la británica, Johanna Konta. Febrero marca lo que será el resto del año. Sin duda alguna, la danesa cambió la dinámica que estaba llevando hasta el momento y consiguió llegar a dos finales seguidas, Doha y Dubai respectivamente. Wozniacki empezaba a obtener su mejor nivel que hacía tiempo que no mostraba, todo y eso no pudo coronarse campeona en ninguno de los dos torneos al caer contra Pliskova en Doha y Svitolina en Dubai. No pudo ganar pero conseguía una cosa muy importante, cambiar las sensaciones.

Después de caer en Indian Wells en cuartos de final contra la francesa Kristina Mladenovic, tocaba ir a Miami dónde ahí conseguiría otra final después de vencer a jugadoras como Garbiñe Muguruza, Lucie Safarova y Pliskova. Llegaba a la final con muy buenas sensaciones, pero era otra vez Johanna Konta quien la volvería a ganar y evitaría que Caroline se alzara con el primer título de la temporada.

Gira de tierra: Ostapenko, su bestia negra

La flamante campeona de Roland Garros, Jelena Ostapenko fue una de sus bestias negras en esta gira. La misma, despacho a Wozniacki en cuartos de final de Charleston y en segunda ronda de Praga. También fue la letona quien anuló las aspiraciones de Wozniacki en Roland Garros ganándole en cuartos de final. Se podría decir que Caroline chocó con Jelena en tierra batida.

Tercera final y octavos en Wimbledon

Empezaría la gira de hierba en Eastbourne donde tuvo que afrontar duros partidos como el que tuvo contra la rumana Simona Halep. Un partido épico qué tuvo que remontar la danesa además que posteriormente tuvo que afrontar otro duelo bastante duro contra Watson. Todo y su gran torneo, no pudo superar en la final a una Pliskova que fue intratable y apenas tuvo oportunidades de poder llevarse la final.

Llegó el tercer Grand Slam del año y tuvo que afrontar varias adversidades contra jugadoras como Babos, Pironkova y Kontaveit pero pese a tener unas sensaciones algo malas pudo ir superando ronda tras ronda hasta llegar en octavos en que fue superada por la norteamericana CoCo Vandeweghe. Cuando terminó la gira de hierba, volvió a jugar un torneo de tierra batida, esta vez en Bastad. Era la clara favorita para ganar el torneo, llegó a la final y esta vez parecía que sí ganaría el primer torneo del año. Pero contra todo pronóstico, la checa Katerina Siniakova la sorprendió ganándole  en dos mangas. Parecía que Wozniacki estaba gafada con las finales.

Gran comienzo de Gira Americana pero un US Open decepcionante

Una vez superado el ecuador de la temporada, llegaba la parte final de la temporada y Wozniacki iniciaría su gira Americana en la Rogers Cup de Toronto. Es allí donde volvería a disputar otra final gracias a que previamente había ganado a jugadoras tan complicadas como Radwanska, Pliskova y Stephens. Jugaría la final contra Elina Svitolina que también venía de un gran momento de forma. Finalmente sería la ucraniana quien se acabaría coronando en Toronto ya que fue muy superior a la danesa en todos los aspectos del juego. Con su quinta final perdida, a Wozniacki se la empezó a bautizar como la "pierde finales" ya que jugaba muchas finales pero no las ganaba.

Después de caer en cuartos de final contra Karolina Pliskova, llegaba el cuarto y ultimo Grand Slam del año, el US Open. Ella, estaba en las quinielas de proclamarse campeona del mismo, además llegaba con opciones de poder conseguir el número uno mundial. Pero sin embargo, su despedida fue muy prematura al caer en segunda ronda contra la rusa Ekaterina Makarova.

La 'pierde finales' empieza a ganarlas

Caroline Wozniacki llegaba a la gira asiática con su cuenta pendiente, ganar un título en la temporada. Todo y su constancia y esfuerzo durante el año aún no se había visto recompensada con ningún título pero como dice el título de este articulo, "la regularidad y la constancia acaba dando sus frutos" pues bien, su primer título llegó en Tokio. Después de llegar a otra final, la de Odense esta vez sí no perdonaría y se coronaría ganando a la rusa Anastasia Pavlyuchenkova y así, quitándose la espina de encima.

Nueva Maestra

Llegó a los WTA finals con mucha hambre de victorias y así lo demostró, arrasando en sus dos primeros partidos ante Svitolina y Halep respectivamente. Solo cedió cuatro juegos en total de estos dos partidos. Fue García quién le paró los pies ganándole a Wozniacki en el tercer partido y evitando que fuera la líder del grupo rojo. Su segunda posición, la emparejaba con Pliskova en las semifinales, pero eso no fue un problema para la danesa ya que su momento de forma espectacular pudo ganar al saque imparable de la checa obteniendo un billete a la final que la llevaría a jugar contra la mayor de las Williams, Venus. Llegó el momento que Caroline esperaba, poder alzar un gran título este año. Enfrente tenía a Venus Williams, una veterana que había hecho también una gran temporada pero que no se vio recompensado en títulos.

Pero esta vez fue Wozniacki quien demostró que ella también sabe ganar finales y se impuso a la norteamericana por doble 6-4. Con eso, Wozniacki se convertía en la nueva maestra del tenis femenino y terminando el año como número tres del mundo y poniéndose a muy pocos puntos del número 1 mundial. El año que se presentará dentro de muy poco, el equipo de Caroline Wozniacki seguramente tenga en mente muchos objetivos, como llegar a ser la número uno del mundo, ganar algún Grand Slam, etc. Lo que es evidente es que su año ha sido muy bueno aunque se pueda reprochar que ha perdido muchas finales, pero con esta gran campaña, afronta de la mejor forma el año 2018, en que buscará superarse día a día y conseguir sus principales objetivos.